15/08/2019 UE

Italia autoriz evacuar cinco migrantes de barco de la ONG espaola pero no lo deja amarrar

"Autorizada la evacuación urgente a Lampedusa de cinco personas por causas psicológicas, junto a sus acompañantes", informó la ONG en las redes sociales.


Italia autorizó la evacuación de cinco personas del barco español Open Arms, que en las últimas horas se acercó a la sureña isla de Lampedusa, pero seguían sin poder desembarcar a la totalidad de los náufragos rescatados en el Mediterráneo tras 14 días de una dramática espera y pese a que una decisión judicial lo ordenó.

La organización recordó que siguen sin tener autorización para el desembarco de las restantes 142 personas que completan el grupo de náufragos rescatados, la mayoría de ellos casi dos semanas atrás.

"Esta será la noche número 15 a bordo; no hay derecho", remarcaron los rescatistas de la ONG española, que en los últimos años se convirtió en un emblema de la defensa de los derechos de las personas que arriesgan su vida en el mar Mediterráneo intentando alcanzar las costas de Europa.

Poco después, la organización hizo pública la imagen de esta última evacuación, en la que se puede ver a una mujer subiendo a un buque de la guardia costera italiana.

"¿A qué esperan para autorizar el desembarque de todas lsa personas a bordo, a que la emergencia médica sea insostenible? Cuanta crueldad", dijo la ONG.

El Open Arms entró la pasada madruga en aguas territoriales italianas y se acercó a una distancia de una milla de Lampedusa, después de que un tribunal haya anulado el decreto antiinmigración del vicepremier y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que prohibía a los barcos de rescate humanitario adentrarse en la jurisdicción del país bajo amenaza de multas y confiscación del buque.

De forma inmediata, los rescatistas solicitaron la "evacuación médica" de los 147 náufragos por la situación desesperante y el agotamiento psicológico en el que se encuentran.

La justicia italiana no solo tumbó el decreto anti inmigración de Salvini sino que ordenó al gobierno italiano que designe un puerto y preste "asistencia inmediata" a las personas más necesitadas rescatadas.

Decidido a impedir el desembarco, Salvini dijo haber firmado una nueva directiva que prohíbe el ingreso de los barcos humanitarios a aguas territoriales italianas, pero la ministra de Defensa italiana, Elisabetta Trenta, rechazó firmar la medida.

La situación del Open Arms profundizó la crisis del gobierno de coalición italiano, al punto que el primer ministro, Giuseppe Conte, instó a Salvini a respetar las normas y asistir a todos los menores a bordo del Open Arms.