10/08/2019 literatura

Federico Andahazi: "En este libro decid hablar de poltica, mezclarme con personajes espantosos"

“La matriarca, el barón y la sierva” lleva al lector a ámbitos históricos, con una pertinaz violencia y degradación del ser humano y lo hace pendular hacia épocas actuales de la política nacional.


El nuevo libro de Federico Andahazi, “La matriarca, el barón y la sierva”, lleva al lector a ámbitos históricos, con una pertinaz violencia y degradación del ser humano y lo hace pendular hacia épocas actuales de la política nacional, al tiempo que se filtra la ficción y la ampulosidad del realismo mágico.


La obra transcurre en las distintas partes de “la casa" sobre un barro que domina las escenas; en la aldea, donde el lodo sofoca: a fin de cuentas, en el país y su fango.


Esa inmundicia lleva a decir al autor que en este libro se decidió a hablar de política, a mezclarse con el espanto y a mostrar personajes cochambrosos, los que están en el barro, en el infierno dantesco.



Télam: Leer “La Matriarca...” es regresar al romanticismo rioplatense, a la Generación del ’37, pero al avanzar caemos en el realismo mágico…

Federico Andahazi:
Esa generación fue reivindicada por diversas corrientes literarias, pero se ha perdido aquella fusión literaria que tenía que ver con las mejores tradiciones narrativas y poéticas con la gauchesca. 
Esa mezcla somos nosotros, es nuestra literatura. Y sí, el libro abreva en eso y en el realismo mágico. 
García Márquez me comentó cuánto había terciado en él aquella generación del primer romanticismo rioplatense. El realismo mágico también está influido por aquella generación.
 Es la abundancia, el barroquismo, es una prosa que rezuma vegetación. De alguna forma escondió los resortes bastante rústicos que rige en nuestros países.