23/07/2019 Hctor Oesterheld

A 100 aos del nacimiento del padre de "El Eternauta"

Héctor Oesterheld, "el mejor escritor de aventuras que tuvo el país", según Juan Sasturain, nació en Buenos Aires en 1919. Fue ecuestrado por la dictadura en 1977 junto a ocho familiares y su cuerpo nunca apareció. El legado de su obra, con "El Eternauta" como emblema, sigue vigente en todo el mundo.

Héctor Oesterheld y sus dos hijas, también secuestradas en 1977
Hctor Oesterheld y sus dos hijas, tambin secuestradas en 1977

A cien años del nacimiento del militante y escritor Héctor Oesterheld, aniversario que se celebra mañana, no ha palidecido la potencia expresiva y crítica de "El Eternauta", obra emblemática de la historieta argentina con ilustraciones de Francisco Solano López y que continúa reeditándose en varios idiomas y que cuenta con comunidades de lectores en América latina y Europa.

Graduado como geólogo, Oesterheld comenzó a publicar cuentos destinados para niños y notas sobre divulgación científica, publicó en revistas como "Misterix", "Hora Cero" y "Frontera", siendo sus series más conocidas Sargento Kirk y Bull Rocket.

Pero fue la publicación de "El Eternauta", difundida inicialmente en Hora Cero Semanal de 1957 a 1959, la que lo convirtió en el referente de la historieta con un relato situado en Buenos Aires, con la General Paz, el estadio de River Plate, Plaza Italia y la estación de subte Congreso como lugares centrales en los que el protagonista Juan Salvo toma decisiones ante una terrible invasión extraterrestre que lo obliga a asumir la resistencia como forma de vida.


Oesterheld (Buenos Aires, 1919) fue secuestrado -al igual que sus cuatro hijas, sus dos yernos y sus dos nietos- por la dictadura cívico militar en abril de 1977 en la ciudad de La Plata, y estuvo detenido en Campo de Mayo y en el centro clandestino de detención El Vesubio. En ese momento era un activo militante de base de la organización Montoneros.

Salvo su hija Beatriz y su yerno Raúl Eraldi, marido de Diana, cuyos restos pudieron ser sepultados, los integrantes de esa familia continúan desaparecidos y fue Elsa, la única sobreviviente de esa masacre la que continuó esa búsqueda por la Memoria, la Verdad y la Justicia como abuela de Plaza de Mayo.

Juan Sasturain, escritor, periodista y guionista de historietas, define a Oesterheld como "un hombre que estuvo a la altura de lo que creía, de sus sueños", que "tuvo la capacidad de trasladar el género de la ciencia ficción a escenarios reconocibles porque entendía que la aventura no era algo que ya estaba escrito sino algo que había que generar en el tiempo".

"Era un escritor de aventuras, ´El Eternauta´ es el relato más poderoso que se ha escrito en este país, no hay ninguna historia que tenga la capacidad de significado y resonancia que tiene ese folletín. Eso no figuraba en el universo de la cultura, el reconocimiento fue muy posterior", reflexiona el reciente ganador del Premio Hammett de la Semana Negra de Gijón.
En diálogo con Télam, Sasturain lo caracteriza como "el mejor escritor de aventuras que tuvo este país, que venía de las ciencias duras pero tenía un costado de creatividad literaria que se cruzaba con la escritura de textos infantiles y textos de divulgación científica. Su revolución en cuanto a cómo debían ser las historias tuvo alcances universales".

En "El Eternauta", la batalla final fue en la cancha de River Plate
En "El Eternauta", la batalla final fue en la cancha de River Plate

Para Patricia Breccia, dibujante e historietista, hija de Alberto Breccia y hermana de los también dibujantes Cristina y Enrique, "Oesterheld es uno de los más grandes guionistas y escritores que dio el mundo de la historieta en Argentina" y asegura que "todavía no está lo suficientemente valorado en este país por la dimensión que tuvo como autor, ya que fue más allá de un guionista".

"La diferencia de Héctor con otros guionistas es que transcendió la historieta, hablamos de otro género. Fue un escritor que utilizó la historieta para hacerla popular", reflexionó Breccia.

La autora de "Sin novedad en la frente" lo define como "un trasgresor en todo sentido, de avanzada, que rompió con montones de esquemas a la hora de escribir".

Las periodistas Fernanda Nicolini y Alicia Beltrami, autoras de la biografía que reconstruye la trama familiar destruida por el terrorismo de Estado, piensan en "la aniquilación de esta familia como reflejo de la aniquilación de una generación. Un antes y un después en la historia de nuestro país".

Es Beltrami quien explica que "fue muy impactante y demoledor encontrar detalles de la tortura a Héctor, secuestrado cuando aún estaban con vida dos de sus hijas y ver cómo lo mantuvieron en condiciones inhumanas hasta que las secuestraron a todas. A medida que las iban secuestrando se lo hacían saber como parte de la tortura".


Nicolini considera que su principal legado es que "entendió el alcance profundo que podía tener la historieta dentro de la cultura, ya que lo que generaba una buena historieta podía ser tan fascinante y transformador como lo que generaba un libro de ´alta literatura´. La redefinió como una herramienta de entretenimiento que a la vez podía contar la historia que otros no contaban. La de los anónimos, que es mucho más compleja y rica que la de los superhéroes".

En ese sentido, explica que "El Eternauta es la obra que condensa su pensamiento y legado: la aventura nace cuando un grupo de personas, comunes y corrientes, se enfrentan a una situación que las obliga a hacer cosas extraordinarias".

Para Breccia, la mejor manera de recordar a Oesterheld es leyéndolo y al momento de elegir una obra, destaca "Mort Cinder", la historieta argentina escrita por él y dibujada por su padre en la que el anticuario londinense Ezra conoce al hombre eterno.
Por su parte, Sasturain recomienda "Ernie Pike. Corresponsal de guerra" porque advierte que "es el mayor ejemplo de la originalidad de cómo contar la guerra. Es una manera de rescatar una mirada humanista en un contexto que no lo era".