18/07/2019 Medio oriente

El pequeo Estrecho de Ormuz, el tablero de la nueva batalla entre EEUU e Irn

Las tensiones en el Golfo Pérsico comenzaron en mayo pasado cuando fueron atacados cuatro petroleros -dos de ellos emiratíes- en unos actos de sabotaje que Estados Unidos atribuyó a Irán y este último negó.


Estados Unidos e Irán protagonizaron hoy una nueva jornada cargada de tensión y amenazas de guerra, que incluyó un buque petrolero extranjero capturado en la República Islámica y un dron iraní derribado por Washington en el estratégico Estrecho de Ormuz en Medio Oriente, además de otra tanda de sanciones estadounidenses contra personas y empresas vinculadas al programa nuclear de Teherán.

Esta última escalada, que se suma a una serie que comenzó en mayo pasado y que parece no tener fin, arrancó cuando la Cancillería iraní informó que el domingo había auxiliado a un buque cisterna extranjero y, poco después, la Guardia Revolucionaria, la fuerza de seguridad de élite del país, anunció que ese mismo día había capturado un petrolero extranjero en el estrecho de Ormuz, entre el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán, y detenido a sus 12 tripulantes por contrabando de petróleo.

La confusión se potenció porque ese domingo había desaparecido de los radares internacionales el buque petrolero MT Riah, de bandera panameña y con base en Emiratos Árabes Unidos.

La televisión pública iraní arrojó alguna claridad sobre el caso, aunque no completa, cuando mostró que el número de registro de la nave capturada era el mismo del petrolero con sede en Emiratos Árabes Unidos.

Teherán no confirmó el origen del petrolero capturado, pero todos los indicios hicieron que el precio internacional del crudo subiera 1% casi de inmediato, después de haber bajado hace apenas una semana.
etiquetas