16/07/2019

Con emojis, videos y planes para volver, la NASA evoca la misin Apolo 11

Para que el hombre llegue a la luna, en la NASA trabajaron más de 400.000 personas. Y el primer paso de Neil Armstrong en la superficie lunar fue vista por 650 millones de televidentes. A medio siglo de la hazaña que fue "un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la Humanidad", la agencia espacial estadounidense lo recuerda en libros, videos y, por supuesto, en las redes sociales.


Con planes de regresar a la superficie lunar y viajar también a Marte, la NASA celebra los 50 años de la llegada del hombre a la Luna, una hazaña espacial histórica en la que trabajaron 400.000 personas y vieron por televisión en directo cerca de 650 millones de espectadores.

La conmemoración de este suceso, ocurrido el domingo 20 de julio de 1969, incluye documentales online y audios exclusivos de la gran epopeya, hasta una cena aniversario cuyo anfitrión será uno de los astronautas que llegó a la Luna, Buzz Aldrin.

Bajo el hashtag #Apollo50th, que en Twitter tiene un emoji especial, miles de personas e instituciones recuerdan en las redes este acontecimiento, como la cuenta de "Walt Disney Archivos" (@TWDCArchives), que con una imagen publicó la transmisión del alunizaje en vivo en uno de los parques de Disneyland.

La gran aventura comenzó el 16 de julio de 1969, cuando los astronautas Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins despegaron de la plataforma de lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, "en un viaje a la Luna y a la historia", describió la agencia espacial.

Así, cuatro días después de que despegara el gigante Saturno V con la cápsula Apolo XI, esos hombres se convirtieron en los primeros seres humanos en pisar la superficie lunar dejando una huella imborrable en la historia espacial.

Esta hazaña fue posible "a partir de un contexto sociopolítico en el cual las dos superpotencias de entonces (Estados Unidos y la ex Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas) se enfrentaban en todos los frentes existentes, en particular, el espacial", explicaron desde el Planetario de La Plata.

Desde el primer momento en aquella carrera espacial, los soviéticos llevaron la delantera al ser los primeros en colocar un satélite en órbita terrestre (Sputnik I) o en poner un ser vivo en el espacio (la perrita Laika en el Sputnik II).

Pero el broche de oro estuvo en manos de Estados Unidos al lograr el primer alunizaje tripulado el domingo 20 de julio de 1969, una hazaña que posibilitó a la NASA concretar el sueño que el ex presidente de Estados Unidos John F. Kennedy proclamó a inicios de la década de 1960.


Se trató de un proyecto que demandó diez años de trabajo y la intervención de casi 400.000 personas.

"En mi opinión, es posible que no haya otro evento en el ámbito espacial que pueda superar a la llegada del primer ser humano a la Luna, dado que es un salto evolutivo para la humanidad", subrayó a Télam Pablo de León, ingeniero aeroespacial y director del Laboratorio de Vuelos Espaciales Tripulados de la Universidad de North Dakota, Estados Unidos.

A 50 años de ese acontecimiento que vieron casi 650 millones de personas por TV, la NASA preparó una serie de celebraciones, además de anunciar sus planes para volver a la Luna, como el especial titulado NASA's Giant Leaps: Past and Future, que transmitirá en vivo en su sitio web (nasa.gov/nasalive) el 19 de julio.

Por otra parte, el astronauta Buzz Aldrin será anfitrión de una cena de gala, cuyas entradas (que costaban entre 1.000 a 3.500 dólares por persona) ya están agotadas e incluían la posibilidad de sacarse una foto con él.

Pero este aniversario también se convirtió en un foco de anuncios de la NASA, que planea llevar astronautas a la Luna en 2024.

Uno de los objetivos de la agencia espacial es establecer presencia humana de forma sostenible a partir de 2028, como preparación para la verdadera ambición, que es ir a Marte.

Jim Bridenstine, administrador de la NASA, anunció en junio pasado que la misión a la Luna que en diciembre de 2017 fijó el presidente Donald Trump es "ir de forma sostenible".

Explicó que para ello la NASA debe crear una plataforma orbital que tenga una vida útil de 15 años y sirva de base para inspeccionar cualquier parte de la Luna, pero que además, a futuro, pueda utilizarse para la propulsión hasta Marte.

La plataforma orbital de esa misión a la Luna, bautizada Artemis, aprovechará la experiencia de la Estación Espacial Internacional (ISS) que lleva más de 20 años habitada.