08/07/2019 Austria

El OIEA confirma la escalada nuclear iran, EEUU lanza advertencia y China y Rusia piden dilogo

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) oficializó hoy que Irán está enriqueciendo uranio por encima del 3,67 % de pureza establecido en el acuerdo internacional de 2015, como había anunciado ayer Teherán, y desató una queja de Estados Unidos y la preocupación de China y Rusia.



Si una semana atrás Irán había superado los 300 kilos de hexafluoruro de uranio enriquecido al 3,67 % establecidos también en el acuerdo nuclear internacional firmado por las principales potencias mundiales en 2015, ahora alcanzó a un nuevo incumplimiento que el OIEA analizará mañana martes en su sede en Viena.

"El director general (del OIEA), Yukiya Amano, informó a la Junta de Gobernadores del OIEA que los inspectores del Organismo verificaron el 8 de julio que Irán está enriqueciendo uranio por encima del 3,67 %", informó un vocero de esa agencia de la ONU.

Irán anunció ayer, a través de su agencia de noticias estatal, que comenzaba a superar ese limite, al expirar el ultimátum de 60 días que había dado a los firmantes europeos del acuerdo nuclear para que compensen la política de Estados Unidos, que se retiró del pacto el año pasado y relanzó una serie de sanciones económicas y comerciales contra Teherán.

La Junta de Gobernadores del OIEA, el órgano ejecutivo del cuerpo, se reunirá mañana en Viena, a pedido de Washington, para analizar la situación del programa nuclear iraní.

El acuerdo de 2015, cerrado tras meses de duras negociaciones, puso fin a más de una década de conflicto diplomático por el programa nuclear que Irán ocultó durante una década larga y sobre el que se sospechaba su posible fin militar.

A cambio de que Irán limitara el tamaño y la intensidad de sus esfuerzos nucleares y aceptara un estricto régimen de inspecciones del OIEA, la comunidad internacional se comprometió a levantar las sanciones que asfixiaban a la economía iraní

Superar la pureza del 3,76 no significa acercarse inmediatamente al 90% necesario para fabricar una bomba, pero sí supone un salto en el complicado proceso técnico de enriquecer uranio, reportó la agencia EFE.