25/06/2019 opinin

Crustcean: desarrollo innovador argentino para exportar langostinos al mundo

Desde el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) impulsan Crustácean, un proyecto que permitirá a Argentina ampliar la exportación de langostinos, producto que actualmente genera al país un ingreso anual superior a los 1.300 millones de dólares, el 60,5% del total de exportaciones de pescados y mariscos. Al respecto opinó para Télam Diego Pasjalidis, subgerente de Transferencia Tecnológica del INTI.

Diego  Pasjalidis

Por Diego Pasjalidis

En 2018 la empresa DPAustral buscaba una solución innovadora para el tratamiento de crustáceos. Con una producción de 250.000 toneladas anuales de langostinos se pusieron como meta obtener un antioxidante de calidad que permita evitar la melanosis (puntos negros que aparecen en los productos), que sea inofensivo para la salud de los operarios, para los materiales utilizados y con mínimo impacto ambiental. Todo un desafío.

La melanosis es una reacción inofensiva, similar al oscurecimiento de las manzanas o papas, que pueden reducir el valor comercial y la aceptación de los productos a base de langostinos. Si bien existen tratamientos con antioxidantes o sulfitos (metabisulfito de sodio) para eliminarla temporalmente, las manchas vuelven a aparecer una vez descongelado el producto.

Con el fin de desarrollar una solución innovadora, la empresa acudió al INTI en donde asumimos el desafío de investigar y desarrollar un producto que cumpliera con las expectativas de la empresa y los estándares internacionales. El equipo de I+D de la Subgerencia Industrias y Servicios estuvo integrado por Julieta Comín, Ramiro Iturralde Vanina Martínez, Verónica Yonaha y María Victoria Defain Tesoriero.

Mediante un convenio de asistencia técnica trabajamos sobre el desarrollo de una formulación prototipo a escala laboratorio y a escala piloto, y luego con la transferencia de la tecnología y la etapa de producción en la misma compañía, con asistencia técnica del grupo de investigación.

Fue así que surgió Crustácean N (4-hexilresorcinol) un aditivo que previene la melanosis y que no presenta efectos adversos para la salud. Gracias a este desarrollo, se elimina el costo de mantenimiento de los lugares donde se opera (en los barcos) debido a que no produce la alta corrosión generada por los sulfitos, además que reduce a cero la agresión al medio ambiente teniendo en cuenta el impacto de los sulfitos en el hábitat que vive y crece el langostino.

Crustácean no cambia el color, sabor, ni la textura del crustáceo, además que la calidad del producto tratado con este desarrollo es notablemente superior.

El producto desarrollado evita el impacto negativo ambiental como así también en la salud de operarios y consumidores, además permite a nuestras industrias poder exportar a mercados que hoy tienen vedados por el uso de los sulfitos, como Estados Unidos, la Unión Europea, China, entre otros.

Este trabajo pone a Argentina en igualdad de condiciones a nivel mundial para exportar este alimento marítimo.

Subgerente de Transferencia Tecnológica del INTI

etiquetas