24/06/2019 teatro

Miguel ngel Sol se despide del pas con "un espectculo que conmociona a la gente"

El actor Miguel Ángel Solá presenta junto su mujer Paula Cancio las últimas funciones de la premiada obra "Doble o nada", de Sabrina Berman, "un espectáculo que conmociona a la gente", sostuvo el intérprete antes de volver a radicarse España.


Luego de cuatro años viviendo en la Argentina, Solá contó en charla con Télam que la decisión de regresar a España está ligada fundamentalmente a que extraña a sus hijas mayores María y Cayetana, de 22 y 18 años, y también a que Adriana -fruto de su amor con Cancio-, de 6 años, inicia su escolaridad y "teníamos que tomar una decisión".

La pareja de actores fue convocada para despedirse del país con una breve temporada de "Doble o nada" -permanecerá en cartel durante ocho semanas en un renovado teatro Regina (Santa Fe 1235, Ciudad de Buenos Aires)-, pieza que según que definió Solá " habla sobre lo que le exige el sistema a la sociedad para que pueda vivir, donde un conflicto esconde otro conflicto, que esconde otro conflicto".

Luego de haber vivido 17 años en España, donde continuó con su carrera y recibió múltiples distinciones por su labor, Solá regresó a la Argentina hace cuatro de la mano de la tira "La leona" (Telefé), que protagonizó junto a Pablo Echarri y Nancy Dupláa y luego encabezó el elenco del filme "El último traje" de Pablo Solarz. Junto a Paula Cancio (de 34 años) también presentaron la obra "El diario de Adán y Eva".

Télam: ¿Qué es lo que pensás que más vas a extrañar del país?

Miguel Angel Solá: Lo bueno es que cuando uno se va puede volver. Lo único que extraño es a los seres humanos que quiero, a mi hermana Mónica y mi amigo y Manuel González Gil. Siempre he viajado, quizá me pueda pagar un pasaje y venir.

T: ¿Qué es lo mejor que te llevás de la Argentina?

M.A.S: A la Argentina le tengo un agradecimiento mayúsculo porque aquí aprendí, estudié, pensé, aquí la gente me permitió triunfar, hice una linda carrera de 30 años de trabajos buenos, vistos, queridos y premiados. Aquí nació mi hija mayor, hay cosas que son muy bellas, pero la mayor parte de mi familia ya no está. He conocido el país haciendo cine, teatro y televisión, ha habido en mi vida mucha gente extremadamente inteligente, personas que han hecho toda su vida aquí. Se aprende de los otros con lo que uno va expresando de la vida, es una riqueza maravillosa en muchos sentidos. Hoy se ha perdido el culto al trabajo bien hecho. Vencieron las coimas, vencieron los malandras, los premios más grandes los tienen los tramposos, pero la historia a veces se puede revertir, todo depende de un leve giro de la sociedad.


"Doble o nada" se puede ver viernes a domingos a las 20 en el teatro Regina.

etiquetas