23/06/2019 iniciativa

Proponen un rgimen impositivo para sumar competitividad a Vaca Muerta y mayor valor exportable

Así lo plantea el documento, denominado "Consensos Energéticos 2019-2023", elaborado por los ex secretarios Emilio Apud, Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco.


Un grupo de ex secretarios de Energía que conforman un comité asesor del Gobierno nacional propuso un régimen impositivo diferencial que permita un mayor nivel de competitividad a la producción de los yacimientos de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, como parte de una estrategia de valor agregado exportable, sin subsidios y con la constitución de un fondo contra-cíclico. Lo plantea el documento, denominado "Consensos Energéticos 2019-2023", elaborado por los ex secretarios Emilio Apud, Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco.

El documento -que consta de once páginas y que fue presentado al secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, plantea la necesidad de llevar adelante "un cambio del paradigma productivo argentino de sustitución de importaciones por una estrategia alternativa de valor agregado exportable".

En ese sentido, sostiene que la próxima gestión de gobierno deberá "elaborar un Plan Energético Estratégico de largo plazo" que podrá ser sancionado por ley o por decreto que incluya "criterios de eficiencia, diversificación, integración regional y ambientalmente sustentable" para la producción de no convencionales.

Entre otros aspectos, los ex secretarios promueven la reducción de la dependencia de recursos fósiles y alientan el desarrollo de la hidroelectricidad y la generación eólica, solar y otras fuentes de energías renovables, además de promover redes inteligentes y una "internet de la energía" y la concurrencia de inversiones privadas y asociaciones público-privadas.

En cuanto a la política de hidrocarburos, plantean mejorar la producción declinante de los hidrocarburos convencionales e "incrementar la producción de hidrocarburos no convencionales con destino a la exportación asumiendo para esta finalidad un régimen impositivo que permita la competitividad internacional".

"La actividad hidrocarburífera no contará con subsidios estatales de ningún tipo. Los subsidios transitorios hoy existentes caducarán según lo previsto en la normativa vigente y no deberían renovarse", recalca la propuesta.