19/06/2019 Cine

"La idea de "Astrogauchos"; es reimaginar la dcada del 60", afirm su director

Con nada más que 27 años, Matías Szulanski estrena su quinto largometraje, una comedia con humor algo absurdo, mucho colorido y una estética pop de la década del 60.



Con nada más que 27 años, Matías Szulanski estrena esta semana "Astrogauchos", su quinto largometraje, una comedia con humor algo absurdo, mucho colorido y una estética pop de la década del 60, claramente inspirada en las capitales europeas de entonces y con un argumento disparatado.

La historia tiene como eje a un joven científico argentino que intenta materializar un sueño que llevó a proyecto avanzado, una nave que enviada desde suelo nacional pueda llegar a la luna antes de que lo hagan los soviéticos o estadounidenses, convirtiendo al país en una potencia.

Lo que no imagina este personaje encarnado por Ezequiel Tronconi ("La Tigra Chaco"), es que se meterá en un laberinto kafkiano de intereses que incluye a una galería de estereoptipos que convertirán su aventura en una pesadilla teñida de absurdo muy difícil, sino imposible, de resolver.

Astrogauchos


Para resolver su rompecabezas, el autor de "Reemplazo incompleto", "Pendeja, payasa y gorda", "Recetas para microondas" y "En peligro", contó también con Laura Laprida ("Campanas en la noche", "Millenials") y Alberto Suárez ("Historias extraordinarias", "El estudiante", "La flor").

Télam: ¿Porqué la década del 60?

Matías Szulanski: La historia tiene que transcurrir en los 60s porque el viaje a la luna fue en 1969 y la acción es previa, al promediar la década. Cuando en el cine argentino se refleja esa época, siempre se manejan bigotes, sombreros y camisas muy planchadas, todo muy acartonado. Nosotros queríamos que salga bien ligero y colorido, porque la idea de "Astrogauchos" es reimaginar la década del 60. Quería hacerlo más orientado a la Europa, a Londres o París de entonces. Yo no nací en los sesentas sino en los 90. Todo es imaginario, y no quería que tuviese parecido a como refleja habitualmente.

T: Peinados, maquillaje y ropa femenina de Londres, con humor absurdo...

MS: Si, este humor es absurdo, y el que más me gusta. Creo que para este tipo de historias había dos maneras: la solemne y seria, o la del humor. La solemne iba a ser un bodrio. Creo que la mejor manera de retratar cosas que son graves, incluso trágicas, es la del humor, porque puede que sea más amena o chocarle. porque lo que ves no es gracioso, pero nunca dejarte indiferente.


etiquetas