17/06/2019 perfil

Melella, el profesor salesiano y radical K que gobernar Tierra del Fuego

Es intendente de Río Grande y el domingo ganó la gobernación.


Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que le ganó ayer a la gobernadora Rosana Bertone, es un radical K de 48 años, profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación que hace cuatro años se sumó al kirchnerismo, fundó en Tierra del Fuego la organización Forja, y desde allí diseñó su candidatura.

Nació en San Justo, sus padres eran un albañil y una modista, y se formó en instituciones salesianas, por lo que a los 26 años viajó a la provincia para desempeñarse en la Escuela Agrotécnica Salesiana de Río Grande, la que llegó a dirigir.

En 2002 ingresó a trabajar al área social del municipio, pasó por la dirección de la juventud y luego por la secretaría de producción, hasta llegar a ser director de desarrollo local y finalmente secretario de la producción durante la gestión del ex intendente radical Jorge Martín.

En 2011, apoyado por Martín que ya no tenía posibilidades de ser reelecto, fue candidato a intendente y resultó elegido con el 33,62% de los votos.

Ya en 2015, Melella se posicionó en el partido Forja y se autodefinió como un “radical K”, con lo que consolidó su acercamiento al entonces Frente para la Victoria. Ese año logró su reelección con el 53,28 % de los votos.

En los últimos cuatro años mantuvo su alineamiento kirchnerista al tiempo que comenzó a distanciarse de la actual gobernadora Rosana Bertone, a quien acusó de “consustanciarse” con las políticas del presidente Mauricio Macri.

Desde ese lugar comenzó a construir su propia candidatura a gobernador, que terminó sellando a través de una alianza con el Movimiento Popular Fueguino, y en especial con un sector de ese partido comandado por la “familia Loffler”, entre cuyos integrantes hay un diputado provincial, un juez de Cámara con influencia en el Poder Judicial, empresarios y allegados a empresas contratistas del Estado.

Durante la reciente campaña electoral, Melella fue denunciado penalmente por tres obreros de la construcción que lo acusaron de “abuso sexual”, y por un abogado que reveló una supuesta cartelización de la obra pública, concentrada en tres empresas allegadas al entorno del jefe municipal.

Pero nada de ello hizo mella en su desempeño electoral, que lo catapultó a la gobernación fueguina en primera vuelta con el 50,9% de los votos, para ejercer el octavo período institucional de la provincia más austral del país, a partir de diciembre próximo.

A pesar de que no recibió el apoyo del postulante presidencial Alberto Fernández, Melella mantuvo siempre su pertenencia a ese espacio político y ni bien resultó electo aclaró que trabajará por la candidatura de Fernández y de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

etiquetas