13/06/2019 opinin

El maltrato en la vejez se encuentra invisibilizado en todo el mundo

El 15 de junio es el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Visibilizar el abuso a la vejez debe ser un problema de salud pública. Al respecto opinó para Télam la Prof. Dra. Margarita Murgieri, presidente de la Sociedad Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría.

Margarita  Murgieri

Por Margarita Murgieri

En 2011 las Naciones Unidas, en su Resolución 66/127 resuelve designar el 15 de junio Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

Esta problemática no es nueva, pero se encuentra invisibilizada en todo el mundo.

Las situaciones de maltrato en la vejez son complejas y multifactoriales.

Se define abuso como "cualquier acto u omisión que produzca daño intencionado o no, practicado sobre personas de 65 años o más, que ocurra en el medio familiar, comunitario o institucional, que vulnere o ponga en peligro la integridad física, psíquica, así como el principio de autonomía o el resto de los derechos fundamentales del individuo, constatable objetivamente o percibido subjetivamente".

Un dato a tener en cuenta es que ocurre dentro de una relación de confianza o cercana. Los hechos de violencia, aunque no menos graves, no son incluidos aquí.

La ONU informa que una de cada 6 personas mayores en el mundo sufrirían abuso, pero no hay registros concretos y ciertos ya que muchas personas mayores no denuncian.

En relación a los tipos de abuso pueden clasificarse en: físico, psicológico, negligencia física, abuso sexual, abuso material o financiero, y violación de derechos.

Es importante conocer estas situaciones para poder prevenirlas.

Son factores de riesgo ser mujer y discapacitada, con salud deficiente, deterioro funcional , deprivación sensorial, demencia , depresión, alteraciones del sueño, aislamiento social e historial de violencia.

Los agresores suelen ser el cónyuge, los hijos adultos y los cuidadores.

Algunos hijos suelen padecer conductas de abuso de sustancias o estar sometidos a una carga excesiva y prolongada en el cuidado (burnout). Podemos observar, inversión del papel parental , infantilización o cosificación del anciano.

Dado que el abuso y el maltrato puede ocurrir en las Instituciones, es fundamental la capacitación del personal así como el trabajo en equipo.

La valoración de abuso y maltrato en la vejez es parte de la valoración geriátrica integral, el método interdisciplinario y multidimensional destinado a evaluar a los adultos mayores, diagnosticar y efectuar las intervenciones necesarias.

Las intervenciones deben ser interdisciplinarias, buscando en primer término la ayuda y no el castigo, garantizando siempre la seguridad de la víctima. Aquellas deben tratar de causar la menor ruptura entre la víctima y su familia.

En cuanto a la prevención, es fundamental la difusión en los medios de comunicación y efectuar campañas tendientes a logar una cultura del buen trato; respetar los deseos y preferencias de los mayores, institucionalizados o no; respetar la autonomía, el derecho a salir y entrar de las instituciones, el consentimiento para el ingreso y el derecho a la sexualidad.

La Convención Interamericana de Protección de los Derechos Humanos de los Adultos Mayores trata muchos de estos aspectos y nuestra Ley 27.360, aprobada en mayo de 2017, adhiere a la misma.


Presidente de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría.



etiquetas