12/06/2019 entrevista

Fabin Casas: "Este libro es una especie de recuperacin de la alegra"

En el libro "Últimos poemas en Prozac" el autor regresa al terreno de la poesía, luego de sus últimos trabajos en el ámbito de los ensayos y novelas.

En el libro "Últimos poemas en Prozac" Fabián Casas da cuenta de una ruptura sentimental y de la reconstrucción de una de las partes mediante una bitácora despojada de artificios, donde sobrevuela la idea, un poco budista y un poco desesperada de que, para eso, "hay que transformar en aventura el dolor".

Se trata del demorado y esperado regreso de Casas al terreno de la poesía, ya que todo lo que el autor escribió en la última década habían sido ensayos y novelas.

"Horla City y otros", publicado en 2010, había reunido su poesía completa cuando todavía no había sido padre por primera vez ni se había separado y había dejado los antidepresivos que ahora, como el zen, dice, le sacaron la desesperación pero no la tristeza; entonces fue cuando volvió a escuchar la voz que da forma a esta poesía prosaica.

- Télam: Ese derrotero tiene una estructura muy funcional: una primera plantea el estado de situación con poemas de "así las cosas", seguidos por poemas de liberación y poemas de nuevo orden.
- Fabián Casas: Son poemas de la experiencia y el libro es una especie de recuperación de la alegría. Los poemas dialogan con todo lo que fui leyendo en mi vida, con cosas que le pasaron a otros y cosas que me pasaron a mí, sobre un trabajo de escritura que las ficcionaliza. Son poemas recurrentes, que vuelven sobre las cosas que están dando vuelta desde distintos lugares. Todo se usa. Si estás escribiendo, eso va a ir a los poemas, sino, a lo que estés haciendo.

-T: Tu escritura se bifurca en estos días: prologaste los cuentos reunidos de Mario Levrero (Random House), estás en el programa de Radio Cultura Duka Jazz y trabajás algunos guiones de cine.
- F.C.: El programa de radio es como relajado: llevamos entrevistados o no, hacemos agenda del día o no, tenemos una productora que hace cosas o no. Pero suelo poner música porque soy melómano y la música me da sosiego. Además escribí con Martín Caamaño el guión de la película de Lisandro Alonso que se empieza a filmar en septiembre y hasta ahora se llama "Eureka", y con él y otro amigo, Federico Arzeno, estamos terminando la película de Gastón Gaudio, que es algo que también me costó un montón escribir y me encanta, sobre una experiencia que tuvo en Las Vegas después de dejar el tenis. El eslogan es "el tenista más lento del mundo en la superficie más rápida". Estoy armando todo eso en clave emancipatoria y autogestiva porque no queda otra, en esta difícil situación económica hay que poder mantener a los hijos, poder llegar con los colegios, poder pagar el alquiler.