12/06/2019 msica

Las Mujeres y Bank Robber desembarca en el Konex en clave de humor y post punk

La banda se presentará el sábado, a las 22 en Ciudad Cultural Konex, Sarmiento 3131 de la ciudad de Buenos Aires en el marco de la gira "Entre nosotros" de La Perra que los Parió.

Las Mujeres y Bank Robber, agrupación que construye su historia sobre los márgenes del new wave y post punk, desembarcará en Ciudad Cultural Konex el sábado 15 como invitada de la fecha que tendrá de anfitriona a la banda La Perra que los Parió.

Desde octubre de 2018, esta formación “anti Blondie” de rock hipnótico con reminiscencias de The Stone Roses, Bikini Kill, Johnny Rotten y evocaciones de Sumo, se consolida con Teresita Feliz (teclado y voces), Manuela Wajsman (guitarra y voces), Dea Gabi (bajo y voces), Ayelen Lihuel (saxo), Tamara Albarenque (batería) y Roberto Agüero Cendak (voz).

Las Mujeres y Bank Robber es acidez e ironía, pero también es humor y perspicacia, un juego que se replica en cada letra y en el modo de portarlas; la estética de colores vívidos equilibra -en determinadas ocasiones- el mensaje crudo que choca de frente.

El germen del sexteto asomó en 2017 cuando Bank Robber y Las Mujeres se dio a conocer como proyecto solista de Agüero Cendak a través de un disco debut con bajo, guitarra y sintetizadores.

Algunos meses después aparecieron Las Mujeres, invirtieron el nombre de la formación y aportaron calidez sobre canciones que se plasmaron en una filmación de casi 20 minutos que se puede encontrar en Youtube o escuchar en “Mujeres manía”, un cassette que reúne ambas refracciones de la banda.

- Télam: ¿Cómo se gestó Las Mujeres y Bank Robber?
- Roberto Agüero Cendak: Hace unos tres años grabé unos covers en formato solista y un año después toqué con gente que conocía y quise formar algo fijo; dejé algunos volantes en la Bond Street y apareció Manuela; por redes encontramos a Andrea y ella nos presentó a Tamara, las últimas en incorporarse fueron Teresita y Ayelén. Las mujeres en mi vida siempre tuvieron un lugar central, me criaron mi vieja, mi abuela y mi hermana, así que esta formación es como estar en familia (risas).

- Ayelén Lihuel: Con Rober nos conocimos en el trabajo. Un día me preguntó si las fotos que tenía con el saxo eran para hacer facha o si tocaba de verdad (risas) y me alcanzó el material que había grabado para que lo escuche, admito que no tenía idea con qué podía encontrarme.

- T: ¿Te sorprendió?
- AL: Me llama la atención el juego de palabras, el tono lúdico y el trasfondo ideológico encarado desde la diversión. Me gusta esa forma de canalizar la energía y construir con inteligencia y no desde la agresión.

- RAC: Estamos influenciados por los Dead Kennedys. Ellos tienen esa cuota de humor y autocrítica, y me encanta, es un recurso buenísimo siempre que no caiga en el masoquismo.

- T: Este debut en el Konex es especial…
- RAC: Como banda compartimos la ambición de poder elegir dónde tocar, hay espacios interesantes pero para que funcione la fecha tiene que ser compartida entre varios. Una de las últimas veces que tocamos fue en una sala de ensayo (risas) así que el Konex es muy importante. Vamos a tocar para un público que no es el que nos escucha, puede pasar cualquier cosa (risas) Dejamos registro para cuando no estemos.

- T: ¿No se trata siempre de eso?
- RAC: También se trata de ejecutar las canciones, y me cuesta bastante aunque estoy abriéndome a las composiciones de Las Mujeres.

- AL: La complejidad está en interpretar la intencionalidad con las que se escribió la canción, y el azar y la mística que son parte del vivo.

- RAC: Ahora estamos componiendo. Vamos en sentido contrario a la dinámica que tienen las bandas con mujer al frente o en coros y con instrumentos son comandados por hombres. Somos el “anti Blondie” (risas).