12/06/2019 escenario

"El futuro del tango es definitivamente plural" coinciden Mantega y Schissi

Los dos aritistas de una vasta trayectoria en los escenarios locales, hablaron con Télam sobre la proyección que hacen de la musica ciudadana.

Los pianistas Exequiel Mantega y Diego Schissi constituyen dos de las expresiones más sofisticadas e innovadoras del tango contemporáneo, que muestra una escena alborotada pero a la vez tan diversa que ofrece interrogantes identitarios y, sobre ese punto, coincidieron que el futuro de la estética será "necesariamente plural" con el desafío "de ser cada vez mejores" para resistir una realidad que ubica al género "en todas sus versiones, bien por fuera del interés del mercado".

Mantega, pianista, compositor, docente y productor, es el cofundador, junto a la flautista Paulina Fain, de la Asociación Civil Tango Sin Fin, mientras que Schissi es el líder de un disruptivo quinteto que celebrará diez años de trayectoria este viernes a las 21 en Café Vinilo (Gorriti 3780) de Palermo. Los dos se reunieron con Télam para reflexionar sobre el presente y futuro de la música que representa a la Ciudad de Buenos Aires, aunque esa condición no la exime de obstáculos en su desarrollo.

"Hay una época dorada del tango que se presenta inalcanzable, pero a la vez el tango sigue siendo un campo que sigue funcionando y conmoviendo y, en ese contexto, tenemos el desafío de ser mejores y resistir", afirmó Schissi. "La cultura es siempre el primer coletazo en los tiempos de crisis, en todos lados. De todos modos, hay buenas razones para ver el futuro con cierta esperanza", completó Mantega.

- T: El tango contemporáneo ofrece algunas líneas de desarrollo con altas dosis de sofisticación, como las que expresan ustedes, y también otras bailables, cantables o vinculadas a un identidad más rockera. ¿Cómo imaginan que será la escena en 10 años?
- DS: Creo que hay diferentes ruteos. Claro que hay cosas que tienen una posibilidad comercial mayor y también líneas más duras más cercanas a la vanguardia, por decirlo de alguna formal. Le pasó a (Horacio) Salgán en su momento. Siento que todas esas líneas se van a desarrollar. Yo me siento más identificado, sin desmerecer a ninguna, con la que ubica a la música por encima del canto, el baile, o el despliegue visual. Un poco a la antigua. Y es claro que, en ese lugar, el desafío es sobrevivir. Porque hoy no damos ningún rédito en términos mercantiles.

- EM: Desde Tango Sin Fin promovemos la música contemporánea y hemos tomado contacto con los músicos más jóvenes. Y eso da mucha esperanza. Y uno piensa que esas líneas de las que habla Diego se irán profundizando. Y que en 10 años todos tendrán 3 o 4 discos en sus espaldas y esa escena será mejor.

- DS: El desafío es seguir haciendo algo de calidad porque el contexto no ayuda. Nos ven que lo que hacemos no es claramente tango, no es claramente vendible, tampoco es claramente piazzolleano. Se generan muchos malos entendidos que sólo el tiempo -si sobrevivimos, nos puede bendecir. Pero, en el cuadro general, el futuro será necesaria y definitivamente plural.

- T: ¿Qué obstáculos hace falta remover para apoyar ese despliegue?
- EM: La frase "Esto no es tango" yo la sacaría. No podemos detenernos siempre en las mismas discusiones.

- DS: Cada vez la música está más absorbida por aquello que es comercial y todo el tango está por fuera de ese circuito y por lo tanto del interés de mucha gente que toma decisiones y también de los que consumen música. Pero aun en ese contexto, cada vez más cada una de las líneas del tango contemporáneo cobra más definición. Cada vez tiene más razón de ser. Y se va tomando posesión de los espacios. Hay un "Ahora te toca a vos" que funciona. Sigue habiendo allí algo que nos condice a un lugar que tiene sentido.