24/05/2019 opinin

El radicalismo debe profundizar su compromiso en Cambiemos

El lunes 27 de mayo se reunirá la Convención Nacional de la UCR, donde 327 delegados de todo el país debatirán la estrategia electoral del partido. Al respecto opinó para Télam el diputado nacional Facundo Suárez Lastra, quien respalda seguir en Cambiemos.

Facundo Surez Lastra

Por Facundo Surez Lastra

El lunes 27 los radicales defineremos nuestra política de alianzas y como hace cuatro años en Gualeguaychú hay un país expectante.

Está en juego si continuamos con los cambios a pesar de las dificultades o si volvemos a las fórmulas que nos llevaron de fracaso en fracaso durante décadas.

Para seguir con el cambio, Cambiemos debe cambiar y mejorar. Debe abrirse, ser más flexible y funcionar en el gobierno como una verdadera coalición.

La Argentina viene por décadas equivocando caminos. Hace más de 15 años que la cifra de argentinos por debajo del índice de pobreza ronda el 30% con un incremento constante desde el 2011 hasta el 2016 que llegó al 32%, bajando al 25,7% en el segundo año del gobierno de Cambiemos para volver ahora al mismo nivel del 2016.

Nuestros 70 años de inflación, la hacen la más persistente y prolongada del mundo. Es la gran anomalía argentina, el problema que todos han resuelto y nosotros no.

Los que la llevaron del 3,7% anual en el 2003 al 25,7% en el 2007 y terminaron en el 2015 con un 27,8% engañoso por las tarifas y el dólar atrasados, acusan al gobierno de haberla duplicado cuando ellos la multiplicaron por siete.

Tenemos que poner el foco en los problemas y resolverlos. Es con diálogo, escuchando, modificando y corrigiendo.

Sabemos que es por ahí. Lo que importa es hacia dónde vamos y con quienes. Por eso en la convención debemos discutir qué alianza queremos seguir construyendo.

Apostamos a mantener Cambiemos como coalición, tenemos la convicción que es nuestra responsabilidad plantear opciones claras, promoviendo su ampliación sin convocatorias equívocas a quienes en algunos casos no piensan como nosotros y en otros
han sido explícitos en su voluntad de no participar en nuestro espacio político.

La segunda vuelta es la clave. Es ahí cuando se hace el programa mínimo común que de sustento y poder a las transformaciones que nuestro país requiere.

El problema no es el peronismo y mucho menos los peronistas. El problema son los fanáticos, los extremistas, los corruptos. Con ellos no. Con los que aceptan la corrupción como un destino argentino tampoco.

Si hay alianza para ganar las elecciones, debe haber coalición de gobierno. Compromiso, apertura, escucha atenta y procesos compartidos de decisiones son indispensables.

Intentaron vernos salir del gobierno en helicóptero, nos verán en un enorme barco corrigiendo el rumbo de la catástrofe a la que nos llevaban. Le estamos torciendo el rumbo. Cuanto más difícil es girar el timón, más claro es hacia dónde se dirigía este barco donde hoy conviven muchas perspectivas pero un solo rumbo.

Lo único que no podemos hacer los radicales, es abandonar el barco cuando está pegando el giro y más fuerza en el timón se necesita.

No estamos bien, pero estamos mejor que cuando llegamos. Hoy tenemos un piso más sólido para avanzar en un largo camino de reconstrucción con nuevos fundamentos para una economía más moderna y balanceada.

Muchos están enojados y frustrados con el desempeño económico. Muchos de nuestros votantes están desencantados y preocupados por el futuro. Se debe entender que nadie podría haber reparado semejante daño en solo cuatro años.

El enorme esfuerzo realizado por los argentinos no debe ser en vano, ni abandonado. Están dadas las condiciones para el comienzo de un crecimiento sano y sotenido. El equilibrio presupuestario, la balanza comercial positiva, las inversiones en infraestructura y la república funcionando son la base sobre la que construiremos un futuro mejor con más y mejores oportunidades de trabajo.

La Argentina necesita salir de esta trampa eterna. Un mejor Cambiemos es la herramienta para lograrlo.

Se lo debemos a los millones de compatratiotas que nos impulsaron a unirnos para terminar con la corrupción, el autoritarimo y las décadas de mal desempeño económico; a los que hace unos días con su fuerte reclamo y movilización impidieron que se demorara el inicio del Juicio oral a los imputados en el caso de corrupción más burdo y gigante de nuestra historia, a esa inmensa mayoría que sabe que sin moral republicana, austeridad y decencia, no habrá progreso estable. A los que trabajan, invierten y se esfuerzan a diario contra todas las dificultades.

Por ellos, por nosotros debemos mejorar el funcionamiento institucional de la coalición, que sin lugar a dudas hoy tiene déficits, pero también todas las posibilidades para que sea la herramienta política del cambio.

Vamos a lo que Raúl Alfonsín, definió en la Convención de Parque Norte: vamos a la modernización la solidaridad y la participación que puedan marcar el rumbo definitivo para nuestra amada Argentina.

(*) Diputado nacional por el radicalismo. Respalda la postura de que la UCR siga en Cambiemos.