20/05/2019 opinin

Tiempo de Repblica, libertad e igualdad

La Coalición Cívica ARI de Elisa Carrió ratificó este fin de semana su pertenencia a Cambiemos y el apoyo a la candidatura del presidente de la Nación Mauricio Macri, para su reelección, durante el Congreso Federal de esta fuerza. Al respecto opinó para Télam Maximiliano Ferraro, presidente del partido y legislador porteño por Vamos Juntos.

Maximiliano Ferraro

Por Maximiliano Ferraro

En épocas álgidas y de definiciones es importante reflexionar sobre el rol de la Coalición Cívica ARI como socio fundador de Cambiemos. Ese fue el tema que nos ocupó mayormente en nuestro Congreso Federal realizado el sábado, en él ratificamos nuestra pertenencia a Cambiemos y el apoyo a la candidatura del Presidente Mauricio Macri. Estamos convencidos que Cambiemos es la fuerza política necesaria para construir y darle sentido al cambio social y cultural que la Argentina necesita.

Vamos a consolidar Cambiemos, pero no estamos dispuestos a hacerlo a cualquier precio, o en escenarios de especulación que debiliten al Presidente, porque esas decisiones de corto plazo socavan la construcción de esta alternativa. Nuestra amplitud tiene un límite y no podemos confundir amplitud con ausencia de fronteras. El límite de nuestra amplitud está en relación con nuestros valores y principios, con la defensa del liderazgo de Elisa Carrió y con el mantenimiento de la defensa de los principios humanistas de no mentir, no robar y no usar a los pobres.

Porque nuestro partido, al que estoy orgulloso de pertenecer, desde su origen y hasta la actualidad ha representado un proyecto y una idea fundamental: construir una República de Iguales. Los 25 años de lucha de Carrió y los 19 años de existencia de la CC ARI muestran una coherencia en torno a ideas políticas y sostenimiento de las instituciones.

Por eso repito que es un orgullo pertenecer a un partido considerado escuela de la democracia, donde defendemos con convicciones, escuela de la diversidad, porque la democracia es eso la convivencia en la diversidad, un partido donde aprendimos a buscar el consenso, el acuerdo y la alteridad. Y es un partido profundamente humanista porque ponemos en el centro de las decisiones a la persona y su dignidad humana.

Es así que dentro de Cambiemos tenemos el deber de renovar el compromiso con la República, la libertad y la igualdad, pero no se puede convocar a un cambio sin consolidar una nueva matriz política para nuestro país. Por eso trabajamos fuertemente para encontrar sentido y construir una narrativa apoyada y validada por un sistema de ideas, principios, conductas.

Confiamos en Mauricio Macri como candidato a presidente, pero sin perder la sensibilidad y una posición autocrítica. Tenemos que poder seguir hablándole con la verdad a la sociedad, con empatía, admitiendo errores, sin perder la cercanía con nuestros conciudadanos y entendiendo que es un momento difícil para muchos argentinos. También tenemos que entender que el progreso no es lineal, tiene avances y retrocesos, hay que verlo desde una perspectiva histórica y tener claro que es un progreso que se pone por encima de los intereses corporativos. Y aquí no nos tiembla el pulso para rechazar y combatir las especulaciones berretas hacia dentro y hacia afuera de Cambiemos.

Como sostiene el documento político resultado de nuestro Congreso Federal: las elecciones de 2019 no ponen en disputa sólo nombres propios, contraponen dos modelos y culturas políticas. No debemos confundirnos, no estamos frente a un dilema instrumental o de propuestas alternativas, en las próximas elecciones decidimos sobre valores en los que se juega nuestro futuro como Nación. El saqueo, la corrupción y la violencia del pasado contra la transparencia, la integridad y la verdad del presente. Sólo consolidando Cambiemos venceremos ese pasado que ha condenado a la Argentina por décadas.

Cambiemos debe ser ejemplo de la nueva cultura y matriz política de la Argentina. Cambiemos no puede morir antes de nacer replicando las prácticas del pasado y de las culturas políticas del individualismo, la especulación y los “pactos” tradicionales. Pensamos, trabajamos y llevamos adelante una política clásica y humanista a diferencia de una política posmoderna, superflua, mentirosa, falaz y exitista. Vamos a seguir defendiendo Cambiemos, siempre sabiendo que el tiempo de república, libertad e igualdad es ahora.



(*) Presidente de la Coalición Cívica-ARI. Legislador porteño por Vamos Juntos.