19/05/2019 Tecnpolis

Festival Nuestro: unas 15 mil personas disfrutaron de ms de veinte propuestas musicales

El Kuelgue, Nathy Peluso y Las Pastillas del Abuelo fueron los protagonistas del encuentro que contó con propuestas de los más diversos estilos musicales en el predio de Tecnópolis y con la lluvia como partícipe.

 El Kuelgue, Nathy Peluso y Las Pastillas del Abuelo brillaron frente a más de 15.000 espectadores que disfrutaron del Festival Nuestro, encuentro que contó ayer con más de una veintena de propuestas musicales de los más diversos estilos musicales en el predio de Tecnópolis y con la lluvia como partícipe.

"Están preparados para gozar?", gritó Nathy Peluso, ya con la noche sobre sus hombros, sobre el escenario Afuera y la mitad del predio asintió con el cuerpo mientras la otra mitad del público, que había asistido al festival y que estuvo paseando durante la jornada, estaba bailando con las Pastillas del Abuelo en el microestadio.

Las dos propuestas se llevaron casi la mejor energía del encuentro si no fuera por El Kuelgue, agrupación comandada por Julián Kartún y encargada de cerrar el festival cerca de medianoche, que hizo del escenario Afuera el punto de encuentro preferencial para 15000 personas que no se atemorizaron bajo la cortina de agua.

Peluso subió al escenario con un vestido despampanante de color blanco y arrojó jeites que hicieron bailar a todos, tal vez más por el ritmo que por el contenido, que varios -sin embargo, y más allá del movimiento incontrolable- afirmaron no llegar a comprender.

Mientras tanto, adentro, Las Pastillas del Abuelo -que vienen construyendo su público hace ya más de quince años- ofrecieron un recital más visceral, que conectó desde la letra en cada canción con su público y que se unió una vez más en plegarias de amor con aires rioplatenses. 

Algunas horas antes, el escenario Adentro contó con la presencia del Chango Spasiuk y Chancha Vía Circuito, una gran estrategia no buscada que llegó a un público que esperaba con ansias a Las Pastillas del Abuelo pero que, en cambio, se encontró con este nuevo diagrama tras la llovizna intermitente que había empezado a asomar.
etiquetas