08/05/2019 Irn

Por la embestida de Trump, queda en el aire el acuerdo nuclear con las potencias

Irán amenazó con reanudar en 60 días actividades con las que podría desarrollar una bomba atómica. En una escalada de la tensión, un portaaviones y bombarderos estadounidenses se dirigen a Medio Oriente para hacer frente a Teherán.


En un mensaje televisado, el presidente iraní, Hasan Rohani, quien una vez dijo que el pacto acercaría a Irán a Occidente, buscó presionar a sus signatarios, sobre todo europeos, para que blinden a Teherán de las sanciones que el presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a imponer al país al retirarse del acuerdo, hace exactamente un año.

Las sanciones estadounidenses contra la anémica economía iraní y el bloqueo a la venta de su petróleo en el mercado mundial han causado estragos en Irán y puesto bajo presión a la teocracia islámica chiita y a sus 80 millones de habitantes.

Rohani comparó la situación con una emergencia médica de la República Islámica, a apenas 40 años de su fundación. "Sentimos que el acuerdo nuclear necesita una cirugía, y que los sedantes del año pasado han sido inefectivos. Esta cirugía es para salvar el acuerdo, no para destruirlo", agregó.

Como primer paso, Irán suspendió las ventas de su excedente de uranio y de agua pesada, dos requisitos del acuerdo, dijo Rohani. La semana pasada, Estados Unidos dio por terminados acuerdos que permitían a Irán intercambiar con Rusia su uranio enriquecido por uranio no refinado, y vender a Omán su agua pesada, que se usa como refrigerante en reactores nucleares.

Rusia culpa a Estados Unidos por las complicaciones en el acuerdo nuclear con Irn.