07/05/2019 Feria del Libro

Dautremer: "Hay una necesidad de imgenes artsticas que no son tan intelectualizadas"

La ilustradora francesa Rébecca Dautremer presentó su último trabajo, "Las ricas horas de Jacominus Gainsborough", un libro con el que vuelve a acercarse a los lectores más pequeños.

La ilustradora francesa Rébecca Dautremer visitó la Argentina para presentar su último trabajo, "Las ricas horas de Jacominus Gainsborough", un libro con el que vuelve a acercarse a los lectores más pequeños a través de una historia sobre el ciclo de la vida, que protagoniza un conejo desde su nacimiento hasta su muerte.

Dautremer cruzó fronteras cuando publicó "Princesas olvidadas o desconocidas"; luego cautivó con "El pequeño teatro de Rebecca", una pieza donde reúne un centenar de personajes en un teatro construido a partir de troquelados; y su trabajo en novelas como "Seda" de Alessandro Baricco y "Alicia en el país de las maravillas" terminaron por consolidar su nombre en el terreno de la ilustración.

En "Las ricas horas de Jacominus Gainsborough" (Edelvives) la francesa es coautora de imágenes y textos del ciclo vital de ese conejo.

La de Jacominus es una vida "como la de cualquier otro": primero, de niño, luego de joven cuando explora el mundo, más tarde cuando se enamora y tiene hijos y la rutina lo envuelve y finalmente cuando llega a la vejez viendo cosechar todo aquello que sembró.

Del recuerdo de sus lecturas de Beatrix Potter y su clásico cuento "Peter Rabbit", y con las ganas de volver a los animales protagonistas de algún libro suyo, y también "de hacer un libro más acogedor para los niños" como dice a Télam, Dautremer construye una historia con conejos, ratones, aves, cebúes, sapos y perros, quienes acompañan de distintas maneras a Jacominus.

"Durante muchos años dediqué mi energía a lectores adultos y poco a poco me olvidé de los niños. Quería volver a hacer un libro para ellos y decidí trabajar con un animal para hacerlo más acogedor, más dulce", cuenta Dautremer en un español que se le mezcla con palabras del francés pero que logra sostener durante toda la entrevista en un bar porteño de Palermo.

-Télam: ¿Qué le permitió narrar esta historia desde el mundo animal?

-Rébecca Dautremer: Pensarlo como un mundo paralelo y abordar temas de la vida de manera más sencilla, como la muerte, la guerra, o el placer de aprovechar un momento simple. Quería contar una vida en doce cuadros, como una obra de teatro, y empecé escribiendo doce frases importantes y paso a paso el personaje empezó a pedirme que cuente más. Para los lectores es un solo un conejito pero a mí me llevó mucho tiempo animarme a escribir más.