25/04/2019 entrevista

Jaime Labastida: "La lucha por la igualdad de gnero no tiene por qu trasladarse a la gramtica"

El autor de "Estética del peligro" llegó a la Argentina para presentar su libro, que reúne un conjunto de artículos, conferencias y semblanzas sobre la evolución de la lengua española, los retos de la filosofía y las batallas culturales de la Ilustración en Latinoamérica.


El poeta, filósofo y editor mexicano Jaime Labastida, director desde hace 19 años del sello Siglo XXI Editores y autor del flamante volumen "Pensamiento en acción", destacó que la filosofía en lengua española tiene un desarrollo reciente a diferencia de las tradiciones alemana y francesa, a la vez que sostuvo que "la lucha por la igualdad de género no tiene por qué llevarse al terreno de la gramática".

- Télam: ¿Por qué sostiene en su libro que la ciencia, la poesía y la filosofía no se enseñan?
- Jaime Labastida: Se puede enseñar la ciencia y la técnica de la poesía pero no se enseña a ser poeta ni hombre de ciencia. Es decir, se puede enseñar a apreciar la poesía, a leerla adecuadamente y a gozar de ella pero eso no lo vuelve a uno poeta. El hombre de ciencia es el que aporta algo al conocimiento ya sabido, no el que repite lo que ya se sepa, de la misma manera que el poeta es el que crea un nuevo poema y no el que recita los poemas anteriores. En igual sentido funciona la filosofía.

- T: Fue director de la Academia Mexicana de la Lengua hasta hace dos meses. ¿Cómo evalúa los debates que se dieron en el reciente Congreso de la Lengua realizado en torno al lenguaje inclusivo, una temática que se coló en las ponencias pese a que había sido omitida de la agenda oficial?
- J.L.: Mucha gente cree que las academias de la lengua hacen el lenguaje y dictan las normas acerca de cómo debe hablarse y escribirse. Eso no es verdad: el único arte de la gramática que es normativo es la ortografía. Lo demás es descriptivo. Los diccionarios de la Academia recogen lo que está extendido en el tiempo y en el espacio pero no imponen al pueblo cómo hablar. Si se entiende el género epiceno se comprende por qué no debería haber lenguaje inclusivo. El género epiceno es el que abarca por igual a los dos sexos ¿Por qué ocurre eso? Porque en gramática el género no es sexual sino una diferencia gramatical. Decimos la pluma, el lápiz o el sofá pero ninguno de estos elementos tiene sexo. Pero en cambio cuando nos referimos a animales o personas, que sí tienen sexo, decimos por ejemplo la foca macho o la foca hembra, no la foca y el foco. Hay sustantivos que son del género epiceno, que refieren por igual al género masculino o femenino sin que tengan connotación sexual. Los varones no exigimos lenguaje inclusivo y no nos inquietamos porque se diga "el cellista" o "el artista". La lucha por la igualdad de género no tiene por qué llevarse al terreno de la gramática. Lo fundamental es luchar contra el acoso a la mujer en cualquier caso, por la liberación femenina y la igualdad de los sexos.