24/04/2019 Ausencia de m

Bellas y dolorosas postales del exilio de Zitarrosa

La cineasta Melina Terribili estrena "Ausencia de mí", un documental con fotos, películas y grabaciones inéditas dejadas por el célebre músico, que llegará desde este jueves a cines locales.

Trailer

“Ausencia de mí”, sobrecogedor documental sobre el exilio del trovador uruguayo Alfredo Zitarrosa que la cineasta Melina Terribili armó con fotos, películas y grabaciones inéditas, desembarca en cines locales para buscar dialogar con el presente ya que la directora lo considera “tremenda y tristemente actual”.

“Me gusta hacer cine que movilice y el cine documental no puede ser complaciente, te tiene que mover el piso, te tiene que dejar rebotando y esta película es sobre un artista, un tiempo y un país pero también es tremenda y tristemente actual”, sostiene Terribili durante una entrevista con Télam.

El cine documental no puede ser complaciente, te tiene que mover el piso, te tiene que dejar rebotando


Melina Terribili
El filme se centra, a partir de un poético entramado de fotos, audios y cintas -en su inmensa mayoría acopiadas por el propio Zitarrosa- en el exilio que el autor de “Guitarra negra”, “Pal que se va”, “El violín de Becho” y “Doña Soledad”, entre más, debió padecer entre 1973 y 1985 mientras las dictaduras asolaban el sur de América.

Y ese tránsito que mayormente lo llevó por España y México resultó un desarraigo doloroso que minó al artista y lo condujo a su temprana muerte el 17 de enero de 1989 cuando apenas tenía 52 años y no había pasado un lustro de su multitudinario y celebrado regreso al Uruguay.

“El exilio tiene tanto peso en la película porque si bien Alfredo estuvo vinculado al movimiento cultural y político uruguayo, eso transforma su vida, lo marca y lo define y él tomó noción de eso”, explica quien en 2012 estrenó junto a Luciana Terribili “Un día gris, un día azul, igual al mar”.

El hallazgo de la cineasta fue haber armado ese tránsito a partir de los abundantes documentos del músico en un trabajo meticuloso y de impactante belleza que, además, acompañó un proceso de puesta en valor de esa memoria.
Melina Terribili evoca que “la investigación demandó varios viajes a Montevideo contactando a sus hijas Serena y Moriana y a su esposa Nancy Marino Floy, quienes me contaron de la existencia de estos materiales y estaban esperando un mecenazgo para poder clasificar y preservar ese legado”.


La cineasta agrega que “ofrecí ayuda desde la película para poder movilizar a que eso suceda y hacia 2014 se trasladaron esos materiales al Teatro Solís que es donde se custodia y se empieza el trabajo sobre papeles y objetos con un equipo de archivólogos”.

“La segunda etapa -abunda- fue cuando la Universidad empezó a trabajar con las cintas de audio y recién el año pasado se cerró la etapa de estos dos procesos”.

A modo de balance de esa experiencia, Terribili considera que “más allá de la película era muy importante lo que se pudiera hacer para que estos materiales se preserven en el tiempo y vean la luz en algún momento. Se trata de un volumen muy grande y muy interesante e inédito que puede ser material de consulta para muchas personas”.

Télam: A pesar de esos archivos y de su textura, la película transcurre en tiempo presente y desde la voz de Zitarrosa...
Melina Terribili: Con la montajista Valeria Racioppi consideramos que la obra es la voz de Zitarrosa y que íbamos a respetar la característica de boceto que tienen esos materiales con la intención de situarnos en un falso presente.