19/04/2019 entrevista

Mara Esperanza Casullo: "Trato al populismo como una apelacin que busca construir poder"

La investigadora detalla el anclaje del populismo político en la Argentina durante el primer yrigoyenismo y la estrategia persuasiva de Cambiemos cuando Mauricio Macri, en su primera etapa, adoptó un discurso populista de confrontación con el kirchnerismo para su ascenso al gobierno.


Con rigor académico y lejos de ideologismos, María Esperanza Casullo aborda en su nuevo ensayo "¿Por qué funciona el populismo?", la forma en que políticos de izquierda y de derecha adhirieron de manera exitosa a esta corriente política para sellar su llegada al poder, basados en un discurso confrontativo que identifica un adversario común y plantea un proyecto colectivo para derrotarlo.

Doctora en Ciencias Políticas de la Universidad de Georgetown, Casullo transita casos paradigmáticos de izquierda como los de Hugo Chávez, Evo Morales, Néstor y Cristina Kirchner, Rafael Correa e Ignacio Lula Da Silva, e incluye como experiencias de derecha a Donald Trump en los Estados Unidos y a referentes de la partidos de extrema derecha en Austria, Hungría y Suecia.

En diálogo con Télam, Casullo explicó que a través de este libro, editado por Siglo XXI, buscó demostrar "la resiliencia del populismo" y analizar "la capacidad transformadora del discurso en política".

Télam: ¿Qué lugar ocupa el discurso en cualquier propuesta política, más allá del discurso populista?
María Esperanza Casullo: El discurso tiene una capacidad transformadora en política. Vale la pena pensar que a veces el discurso político tiene cierto grado de autonomía y tiene la capacidad de generar política, es un área de la acción humana donde la palabra tiene una inmensa importancia: voto de acuerdo a cómo un discurso me interpela, por eso trato al populismo como un tipo de discurso, una cierta apelación que busca construir poder.

T: ¿Cómo caracteriza al discurso populista?
M.E.C.: El discurso populista genera identificación, identidades y solidaridades entre las personas porque se plantea como una explicación de un daño a nivel social. El líder le dice a la sociedad: ustedes están mal porque la responsabilidad es de un actor que se identifica como un villano o adversario común, y tenemos que movilizarnos para vencerlo. Esto es muy poderoso en un momento en que ciertos sectores sociales están sufriendo. Este discurso estratégico es eficaz no solamente para ganar elecciones sino para mantenerse en el poder.