17/04/2019 teatro

El elenco argentino se destaca en la obra "Despus de Casa de muecas"

Con notables actuaciones de Jorge Suárez y Julia Calvo, la pieza supone continuar la obra de Henrik Ibsen 15 años después del portazo que Nora Helmer dio al final de "Casa de muñecas".


La obra "Después de Casa de muñecas", de Lucas Hnath, dirigida por Javier Daulte en el Paseo La Plaza, es otro ejemplo de cómo un elenco argentino, a fuerza de talento y capacidad, puede rescatar un texto oportunista y menor, de esos que se importan por el simple hecho de haber sido, se supone, un éxito en Broadway o el West End londinense.

El autor, nacido en Orlando, Florida, hace volver a la protagonista al hogar familiar en busca de un divorcio no consumado ante la ley, transformada en una mujer libérrima y acaudalada gracias a haberse vuelto una exitosa autora de libros sobre el feminismo.

Para ello, Hnath reduce el elenco a cuatro personas -Nora, la criada, el marido y una hija- y despliega un innegable talento para el diálogo, que Daulte aprovecha para jugar con sus intérpretes con marcaciones precisas: todo está listo para el choque entre la protagonista y las habitantes de esa casa finisecular donde al parecer casi nada ha cambiado.


Daulte parece haber entendido el carácter oportunista de la pieza de Hnath, volviéndola una suerte de comedia con diálogos y réplicas ingeniosas y muy disfrutables pasajes en los que los intérpretes logran brillos propios, con lo que arma una pieza de relojería independiente y atractiva.

Junto a una Paola Krum que compone una Nora mundana y desafiante, acosada por un personaje extemporáneo -en el original también sufría el acoso de otro desesperado-, precisa en el decir y el movimiento, sorprende gratamente la presencia escénica de Laura Grandinetti como la hija, que vuelve a las tradiciones burguesas y espera con ansiedad su casamiento.

"Después de Casa de muñecas" se ofrece en el Paseo La Plaza, Corrientes 1660, de miércoles a sábados a las 20 y domingos a las 19.