16/04/2019 Notre Dame

Una restauradora argentina dijo que tal vez no funcionaron los sensores de temperatura

La restauradora Agustina Esperón dijo que le resultó "llamativa la intensidad del fuego" desatado en la catedral parisina de Notre Dame y estimó "posible que no hayan funcionado los sensores o que en la aguja no existieran".


Esperón, docente en la cátedra de Conservación Patrimonial en la UBA en la carrera de Arquitectura, dijo a Télam que le pareció "muy llamativa la masividad con la que se manifestó el fuego. Me llama la atención eso", expresó en relación al incendio que se desató ayer en la catedral.

Esperón, quien realizó una pasantía en el mantenimiento de los muros de piedra de Notre Dame en 2008, agregó que durante su estada "existían esos sensores, y si las medidas de seguridad son extremas, tendrían que haber detectado el aumento de la temperatura inmediatamente previendo o evitando el incendio".

"Fue muy llamativa la intensidad del fuego, y eso me confunde muchísimo", agregó.

Esperón ejemplificó con el sistema existente en el Teatro Colón: "Salvando las distancias, hay unos pequeños sensores que alarman y controlan cualquier situación que genere una tensión adversa en la estabilidad de la temperatura" adentro del edificio.

Y destacó que durante su pasantía en la catedral parisina, "esos sensores existían. Tal vez en esta oportunidad no funcionaron o no había sensores en la aguja", agregó.