16/04/2019 Feria del Libro de Buenos Aires

Ni moda ni fenmeno: la literatura juvenil consolida su lugar

Hace algunas ediciones que se incorporó a los jóvenes lectores, sobre todo adolescentes (pero los años de a poco se extienden más), como público específico con peso propio.


La movida juvenil llega a la 45° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires con un territorio cada vez más consolidado que marca su agenda propia a partir de autores muy leídos como la estadounidense Alexandra Bracken, encuentros de bloggers, bookstagramers y booktubers y mesas de reflexión sobre temas de la actualidad como el lenguaje inclusivo.

Se los conoce como BBB porque son Bloggers, Booktubers y Bookstagramers: lectores con códigos centennials, que utilizan esas plataformas para compartir en red sus lecturas. Y van muy de la mano con el la literatura YA -de Young Adults, jóvenes adultos-, que en el mercado editorial representa todo un fenómeno, con sellos que incluso llevan colecciones así catalogadas, como V&R.


Al margen del canon literario y con nicho propio, "a la literatura juvenil -dice Alemany- se la considera un género menor, pero lo cierto es que no hay ningún libro lo suficientemente malo como para que un chico no aprenda nada de él. Un libro dispara muchas cosas y suma fuerza crítica. Lo preocupante del prejuicio es que puede alejar a los jóvenes de la lectura, y justamente queremos lo contrario".

En este sentido, la editora y especialista explica que los canales que desembocan a este género son "un trampolín a otras lecturas. Es muy difícil iniciar a un chico en la lectura con el 'Ulises' pero si le das algo que lo atrapa, lo entretiene, es muy posible que quiera seguir. Los chicos no leen toda la vida esta literatura, van desarrollando otros gustos, aprenden, toman decisiones, leen clásicos y se definen como lectores".