01/04/2019 Feminismo

Sororas, un documental parido desde la historia oculta de una militante amiga de Cortzar

La hija de Ana Svensson y directora del documental, Alejandra Slutzky, vive en Holanda desde 1977 empujada por el exilio.


Julio Cortázar le escribió durante años cartas a Ana Svensson mientras ella estaba internada en el hospital psiquiátrico Moyano, donde murió en 1982 luego de intentar ser parte del movimiento revolucionario de las décadas del '60 y '70, una mujer considerada "loca", escondida en la historia oficial de esa época que ahora rescata su hija Alejandra Slutzky, en un libro y un documental que se estrena esta semana.

"A mamá la mantuvo viva la esperanza de volver a ver a sus hijos y las cartas que intercambiaba con Julio Cortázar", de quien era amiga, dijo a Télam la realizadora en una charla en su departamento porteño, adonde llegó este fin de semana desde Holanda, donde vive desde 1977 empujada por el exilio.

El año pasado, Slutzky presentó "Ana alumbrada. Militancia, amor y locura en los 60" (Deixis), que comenzó a pensar en 2014 cuando en Argentina se expusieron las cartas que el autor de Rayuela le escribió a su madre.

"Descubro cómo ella está tapada por el manto oscuro del olvido, y aún más tapada por la locura. Me paré en el cruce de la mujer, la locura y la militancia durante las décadas de 1960 y 1970. Me doy cuenta que la mujer en la militancia se juega a full, puede poner hasta su cuerpo para conseguir información", aseguró.


Slutzky hizo una primera lectura desde su mirada feminista: "Al darse de esa manera, hasta sus propios compañeros la denominan 'la loca', o 'la peor de todas', denominantes que no se le darían a un hombre".

"Mi madre vivió en el lugar y época equivocada. Nacida en el conurbano, en una familia católica, estudió filosofía con un profesor y aprende sobre la libertad. Se enamora a los 16 de su mejor amiga, se lo confiesa al profesor, y es la primera traición que sufrió: alguien que la ayudó a liberarse intelectualmente, sexualmente, se lo cuenta a sus padres que la internan en un psiquiátrico para que 'se cure' de ese enamoramiento a otra mujer". Era finales de los '50.

Para 1967, la militante socialista y artista Ana estaba casada con Samuel "Samy" Slutzky, tenía dos hijos, Alejandra y Mariano, y la familia decidió vender todo e irse a entrenar a Cuba para luego acompañar a Ernesto "Che" Guevara en Bolivia.

"La etapa cubana me costó reconstruirla porque los sobrevivientes de esa época son varones, hasta que gracias a una hija de un militante -siempre las alianzas de mujeres potencian- puedo llegar a ellos. Me entero que mamá tuvo un affaire con un compañero, que eso implicó que le hicieran un juicio, que además sirvió para zanjar un debate político interno", compartió Alejandra.

El debate fue que las mujeres estaban destinadas al cuidado en hospitales, comedores, como niñeras, pero ellas querían ir a entrenar al monte con los varones.

"El 'juicio' a mamá sirvió para cerrar el debate. Las mujeres se quedaban a cuidar. Un compañero de esa época me dijo: 'Tu mamá estaba un poco loca'. Me dolió. La 'locura' era vivir libremente su sexualidad. A ella la expulsaron, se separó de papá, nos fuimos a México. Al hombre con quien tuvo el affaire no le pasó nada".

De regreso a Buenos Aires, Alejandra y su hermano quedaron a cargo de sus abuelos paternos y su mamá, luego de estar detenida, fue internada hasta su muerte en el psiquiátrico Moyano.

A partir de las presentaciones de "Ana alumbrada..." surgió otro descubrimiento: cómo las mujeres del público se animaban a contar sus historias.

Y así nació el documental "Sororas" (palabra que define la hermandad entre mujeres en contextos de desigualdad) que recorre "las luchas de las mujeres desde las Madres de Plaza de Mayo (llamadas 'las locas' durante la última dictadura), Milagro Sala, las cooperativistas en los barrios de La Matanza, las artistas al servicio de la transformación social y por supuesto, las Ni una Menos y el movimiento feminista de Argentina", contó Slutzky.

"Qué hace que las mujeres puedan mantenerse unidas en sus luchas durante años y años?" es la respuesta que pretende encontrar el documental de 40 minutos que se estrenará el próximo 5 de abril a las 18,30 en el Olimpo de Ramón L. Falcón 4250, en el barrio porteño de Floresta.