29/03/2019 streaming

"Matadero", un thriller espaol entre Garca Berlanga y los hermanos Coen

Este thriller español entremezcla la cría y faenado de cerdos, el tráfico de cocaína, enredos amorosos, pistas policiales, una festividad religiosa y deseos imprevistos.

La serie televisiva española "Matadero", una comedia negra de 10 capítulos que recurre en dosis iguales al universo de los hermanos Coen de "Fargo" y al cine español que va de Luis García Berlanga a Pedro Almodóvar se puede ver en Argentina a través de la plataforma de streaming Flow y estará disponible a partir del 27 de junio en el canal Antena 3 de Cablevisión y Directv.

Trailer de "Matadero"

Situada en un pequeño pueblo rural de Zamora, cercano a Galicia y Oporto, este thriller ibérico que entremezcla la cría y faenado de cerdos, el tráfico de cocaína, enredos amorosos, pistas policiales, una festividad religiosa y deseos imprevistos, transcurre a lo largo de 10 días en los que una joven de la guardia civil es la única interesada en querer descubrir el motivo de decenas de muertes que se suceden día tras día ante el desinterés de la jefatura policial y política, ocupadas en unos festejos patronales de menor relevancia.

"La primera idea de la serie me surgió hace muchos años en un viaje por la España profunda; entré en un bar a tomar algo y encontré una tipología de personajes y gentes que me pareció interesantísima para hacer un trhiller", destaca en charla telefónica con Télam desde Madrid Jordi Frades, ideólogo del envío y director de cuatro episodios, entre éstos, el primero y el último.

"Un poco -agrega Frades- para contrarrestar la tendencia española actual de imitar excesivamente la estética del thriller norteamericano. Entonces la idea fue absorber ese universo que ellos manejan tan magistralmente pero dotarlo de elementos propios, una especie de Fargo a la española".

Frades señala que cuando contactó a Daniel Martín para escribir la historia y crear la atmósfera narrativa tuvieron presente la idea de "homenajear a García Berlanga, a Alex de la Iglesia y a Almodóvar, y dar a la serie una iconografía y una musicalidad del cine español de los '50, los '70 y los '80, muchas veces denostado, alejándonos de la estética estadounidense".

Con una actuación descomunal de Pepe Viyuela como un ordinario veterinario que solo aspira a transformarse en funcionario público y cambiar su desvencijado automóvil que se ve involucrado en una trama de asesinatos, gángsters y producción de estupefacientes, "Matadero" incorpora en su elenco a Lucía Quintana como su cuñada y compinche, al murciano Ginés García Millán y el gallego Miguel de Lira como dos matones de un traficante de drogas de Galicia, a Carmen Ruiz como la esposa del veterinario y a Camila Viyuela como su hija, pronta a casarse, y guardia civil que decide investigar el caso ante la indiferencia de sus compañeros y superiores.

Sobre estos rasgos propios que adquiere la serie, Frades comenta que "en estos días de plataformas digitales donde se pueden ver series de todo el mundo creo que más que nunca lo mejor es contar la historia desde nuestra propia particularidad".

Télam: ¿Y cómo intentaron pintar ese universo propio?
Jordi Frades: A través de gente corriente, absolutamente normal que tiene una vida gris en su existencia diaria y a la que de pronto unos personajes que se aparecen de imprevisto cambian completamente.

Télam: ¿Cómo trabajaron el humor tan particular y presente en el relato?
Jordi Frades: Se trata de una comedia negra, aun cuando los acontecimientos son trágicos te pueden hacer reír, "Matadero" nunca pretende ser un thriller serio sino algo liviano, y apelamos a un humor muy español que es el humor del absurdo. Con los actores siempre tuvimos claro que se tenían que olvidar que era una comedia y tuvieron presente que había que vivirlo como una tragedia naturalista muy alejada del gag; buscábamos el efecto del realismo absurdo y no el chiste ni la chanza.

Télam: Es un equilibrio difícil.
Jordi Frades: En el proceso de creación actoral buscamos ese punto concreto en que no te pasas ni te quedas corto, los dos sicarios hacen una interpretación al límite, buscamos dotar a las actuaciones de realismo y no de parodia y no caer nunca en la caricatura.