18/03/2019 Comodoro Py

Uno de los iranes detenidos dijo que escap del pas porque cometi adulterio

Uno de los dos jóvenes que ingresaron al país con documentación falsa y que fueron detenidos durante el fin de semana declaró ante la Justicia que estaba escapando de Irán tras haber cometido adulterio, informaron fuentes judiciales.



La declaración corresponde a Sajjad Samiel Naseran, de 27 años, detenido el sábado en un hotel del barrio del Abasto junto a Mashoreh Sabzali, de 30 años, con quien había ingresado al país el 12 de marzo, provenientes de España.

Naseran y Sabzali están acusados de falsedad ideológica por haber ingresado al país con documentos truchos y son investigados por el juez federal Luis Rodríguez y el fiscal Jorge Di Lello.

La información se conoció antes de que el juez Rodríguez implantara en el expediente el secreto de sumario para avanzar con la investigación y evitar que se frustraran las medidas de prueba en curso.

Fuentes judiciales consultadas por Télam sostuvieron que Naseran explicó, en inglés, que se fue de Irán, su presunto país de origen, tras haber cometido adulterio por temor a que eso le costara la vida.

Según el relato del acusado, Sabzali es su pareja y con ella consiguieron en Europa la documentación falsa con la que luego ingresaron a la Argentina: la declaración de ella aún no había comenzado cuando él terminó de declarar.

De acuerdo con la investigación judicial, antes de ser detenido, Naseran realizó una llamada telefónica desde un teléfono celular que, según declaró, habría sido a un abogado experto en delitos migratorios que sacó de Google.

Ambos detenidos están representados por defensores oficiales que, según indicaron fuentes judiciales a Télam, pedirán sus respectivas excarcelaciones cuando concluya la segunda indagatoria.

Los sospechosos, que dicen ser iraníes, ingresaron a la Argentina la semana pasada tras llegar al aeropuerto internacional de Ezezia en un vuelo de Air Europa proveniente de España.

Para ingresar al país utilizaron pasaportes a nombre de los ciudadanos israelíes Netanel Toledano y Rivka Toledano, que estaban denunciados como perdidos o robados, según surgió del alerta que se les disparó a los empleados de migraciones que, de todas formas, los dejaron pasar.

Tras ingresar al país quedaron bajo seguimiento de distintos organismos de seguridad y, una vez que Interpol confirmó que la documentación que utilizaron había sido denunciada, fueron detenidos.
etiquetas