15/03/2019 Buenos Aires, Argentina

Detectar el fraude y combatirlo, un factor clave para el fortalecimiento econmico

A nivel local e internacional, la corrupción, el robo y el fraude afectan el negocio, la rentabilidad y la reputación de las empresas. Sobre las diferentes formas de fraude y el concepto de "buchón", tan arraigado en la cultura popular, como una forma de complicidad, opinó para Télam el Ing. Gabriel Mysler de Integrity Meter.

Gabriel  Mysler

Por Gabriel Mysler

Por Gabriel Mysler (*)



A nivel local, la corrupción, el robo y el fraude afectan el negocio, la rentabilidad y la reputación de las empresas en la Argentina. Pero también, a nivel global, resuenan los nombres de grandes multinacionales que se vieron inmersas en escándalos que erosionaron su marca, sorprendiendo a sus clientes, proveedores y empleados.

La cuestión de la transparencia, y la creciente necesidad de detectar el fraude, la corrupción, la deslealtad, la inexactitud en los reportes y sobornos, entre otros males, viene impuesta no solo por las necesidades económicas o definiciones éticas de cada compañía, sino a nivel del estado nacional, por exigencias de compliance o de organismos supra-estatales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). En este sentido, tal como ya lo hicieron Chile y México, el gobierno argentino viene mostrando una marcada decisión política de ser admitido como miembro de la OCDE. Pero más allá de la intención, el camino para ingresar requiere garantizar la integridad del sector público para aumentar la eficiencia del gasto y la confianza en las instituciones y el gobierno.

Desde el ámbito privado, las empresas entienden que evitar el fraude, el soborno, la deslealtad de los empleados, el manejo discrecional de la información privilegiada, el robo de mercadería o la filtración de información, se vuelve vital para elevar la eficiencia y la rentabilidad, así como la confiabilidad y reputación de las empresas. Basta con que cualquier empleado inescrupuloso fotografíe con su celular ambas caras de una tarjeta de crédito para que pueda comprar por internet, o pueda robar información de escritorios, archivos e incluso, desde pantallas de computadora. Se pueden poner los más costosos sistemas de control y vigilancia electrónica para dificultar estas acciones, pero tal vez, lo mejor sería trabajar en la prevención.

Según un informe de la Asociación de Examinadores Certificados del Fraude 2016 (ACFE Association of Certified Fraud Examiners, Report to the Nations on Ocupational Fraud and Abuse), el 5% de los ingresos de una compañía se pierden por año, debido a fraude. Uno de los hallazgos de Integrity Meter en Argentina está vinculado al concepto del "buchón" o "botón". El sentido peyorativo y degradante de esta calificación es muy fuerte en nuestra cultura y nadie quiere ser tildado de buchón. Pero ¿qué pasa cuando un empleado roba o estafa a la empresa y quienes lo ven o lo perciben, no lo denuncian?. Hemos detectado esta actitud en muchos exámenes y ha servido de punto de partida para conversar con un potencial empleado y expresarle que en estos casos el silencio es complicidad. En lo relativo a la confiabilidad de los reportes, en muchos casos, los empleados confunden autonomía con autarquía y, por ejemplo, al resolver un problema que surge en su trabajo muchas veces, no lo reportan. Se ha dado el caso de una persona que se resbaló en un local de comidas rápidas, y se fracturó el tobillo. El gerente del local asistió al cliente, y luego de haber "resuelto" el problema no consideró importante reportarlo. Poco tiempo después, el departamento de legales tuvo que lidiar con una demanda por daños y perjuicios que no esperaba, y podría haberse previsto si se hubiera contado con el reporte correspondiente.

En este sentido, la plataforma mide la integridad en los postulantes, así como la confiabilidad y la honestidad, las cuales son cualidades imprescindibles a la hora de construir y preservar el valor de una organización.



(*) Managing Director de Integrity Meter (plataforma para la selección y preservación de los mejores empleados).