10/02/2019 Cosqun Rock

Nueve hectreas de verde y sierras, rampas y cocina gourmet

El festival Cosquín Rock presenta este año seis espacios musicales diferentes, el Alternativo con las propuestas centradas en los jóvenes de trap y free style, y que este sábado tuvo a la referente femenina Tink, y el Hangar Metal, con un excelente nivel que selló O’Connor cerca de medianoche acompañado por una marea de remeras negras.

Si hay algo que estos dos escenarios tienen en común es que el público que los visita es muy particular y, a la vez, diferente entre sí; no ocurre lo mismo con los dos escenarios centrales, Norte y Sur, La Casita del Blues y el espacio Córdoba, que suelen compartir espectadores.

Los organizadores del inmenso predio de nueve hectáreas estratégicamente distribuidas optaron por ofrecerle al público más sitios donde relajarse, asientos, banquitos, un domo con wifi y cargadores, un patio de comida con las tradicionales hamburguesas y papas fritas pero también con platos gourmet como el sushi.

En cuanto a las distracciones que se pueden encontrar entre las imponentes sierras que envuelven el predio, se destacan rampas para bicicletas y motos y actividades que involucran destreza física como aros y paralelas.

Además, hay carpas con peluquerías, stands para maquillarse y tatuarse, un puesto en el que cualquier persona puede realizarse gratuitamente análisis de VIH y sifilis, y un juego de simulación que permite saber si estás apto para conducir.

Esta 19a edición del Cosquín Rock, que se convirtió en una atracción turística de Córdoba para Latinoamérica, parece más que nunca una invitación a la reflexión, a la conciencia y al relax, a disfrutar del verde y del aroma a madera que abraza distintos sectores del predio; y con una gama de sonidos para todos los gustos.

etiquetas