01/02/2019 ftbol internacional

Batistuta, el Rey del gol, festeja sus 50 aos

El segundo goleador histórico en el seleccionado argentino de fútbol y referencia ineludible en la Fiorentina de Italia de la década del '90. Uno de los más importantes jugadores de la historia de la selección y el fútbol argentino en el exterior festeja su cumpleaños.


Gabriel Batistuta, cumple este viernes 50 años y el recuerdo del futbolero medio sigue manteniendo al "Batigol" en la cima de un Olimpo imaginario.

Nació en la ciudad santafesina de Reconquista un primero de febrero de 1969. Hijo de Osmar, un empresario agropecuario de la zona, y Gloria. Se casó con Irina y tuvieron cuatro hijos.


El ex centrodelantero "albiceleste" obtuvo una marca difícil de equiparar. Solamente un extraordinario Lionel Messi (65 goles en 128 partidos) supera en la lista al rubio ex atacante de Newell's, que festejó 56 veces en 78 encuentros.

Cuando ya había cumplido los 19, en septiembre del '88, José Yudica, por aquel entonces DT principal de la entidad del Parque de la Independencia, lo hizo debutar en un partido ante San Martín de Tucumán. Ingresó en el segundo tiempo, en sustitución de Juan Sen.

La final de la Copa amrica 1993, la tarde inolvidable de Batistuta

Pasó por River (1989), donde apenas tuvo rodaje (4 tantos en 24 partidos). El mercado de pases de aquellos tiempos permitió una rareza que hoy se transformaría en afrenta o sacrilegio. Desde la entidad de Núñez pasó a Boca (1991).

El santafesino por su voracidad despertó el interés del DT Alfio "Coco" Basile, quien lo convocó para el seleccionado argentino.

En la Copa América Chile '91, el "Batigol" inició otro romance; esta vez con la camiseta celeste y blanca. Seis goles a lo largo del certamen para transformarse en el artífice central de ese título del otro lado de la Cordillera.


Esas actuaciones despertaron, lógicamente, la atención en un Viejo Continente sediento de anotadores del mercado argentino. Y la Fiorentina, que buscaba posicionarse en Europa, lo contrató por especial pedido de su presidente, Mario Cecchi Gori.

"Batigol"y sus golazos de tiro libre

En Florencia, el goleador halló "su lugar en el mundo". Con sus goles, el atacante se convirtió en ídolo indiscutido. Colaboró en el retorno a la Serie A en la temporada '93-94 (26 tantos) y a los títulos de la Copa y Supercopa de Italia (ambas en 1996). Acumuló un total de 207 goles en 332 partidos.

Paralelamente, su éxito con la camiseta celeste y blanca se prolongaba. Dos goles en la final ante México (2-1) para conquistar la Copa América '93 en Ecuador (último título oficial del seleccionado mayor), otros cuatro en el Mundial de los EE. UU. '94, cinco más en Francia '98 y un último en Corea Japón 2002. De este modo, el santafesino sigue siendo el máximo goleador argentino en Copas del Mundo, con 10 conquistas.