27/01/2019 Denuncia

Da Mundial del Holocausto: advierten sobre el crecimiento del antisemitismo

El gobierno de Israel denunció hoy que 2018 fue el año con más ataques antisemitas en el mundo desde 1990, una alerta que se suma a la encendida en Europa hace unos días, a raíz de un informe de la organización Judaísmo Progresista.


Según el registro, varios países de la Unión Europea (UE), en particular Polonia, Hungría, Croacia, Lituania y Letonia, están revisando su memoria del Holocausto y minimizando su papel en el asesinato de millones de judíos, un fenómeno que coincide con el crecimiento electoral en esos y otros Estados de la región de partidos nacionalistas y de extrema derecha.

El informe, publicado el viernes de cara al día internacional del Holocausto, da ejemplos en cada país. En Polonia, el primer ministro Mateusz Morawiecki aprobó en 2018 una ley que introducía penas de hasta tres años de prisión por utilizar el término "campos de concentración polacos" o acusar a Polonia de complicidad en el Holocausto. La ley provocó tanto repudio dentro y fuera del país que el gobierno tuvo que moderar el texto y cambiar la sanción penal por una civil.

Morawiecki participó hoy en los actos de conmemoración del 74 aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi en Auschwitz-Birkenau, en donde se estiman que más de un millón de personas, la mayoría judios, murieron entre 1940 y el 27 de enero de 1945, cuando el Ejército liberó a los sobrevivientes.

La investigación de Judaísmo Progresista también destaca el ejemplo de Hungría, país donde más de medio millón de judíos fueron asesinados en la Segunda Guerra Mundial. Allí, el gobierno de Víktor Orban minimizó la participación de los húngaros en el exterminio y responsabilizó de todo a los alemanes, además de comenzar a reivindicar figuras locales que participaron de las deportaciones, según el informe.

En los últimos tiempos, además, partidos de extrema derecha llegaron por primera vez al Parlamento federal alemán, en coalición al gobierno de Italia y a un gobierno regional en España, y volvieron a ubicarse dentro de un balottage presidencial en Francia.

En Alemania, el ministro de Relaciones Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas, aprovechó la conmemoración de hoy para pedir reforzar las acciones para mantener la memoria viva de lo que pasó en la Segunda Guerra, especialmente en medio de la creciente popularidad de la extrema derecha.

"Nuestra cultura del recuerdo se resquebraja y está bajo la presión de la ultraderecha", aseguró Maas en un artículo publicado por el diario dominical Welt am Sonntag por el aniversario de la liberación de Auschwitz. Según encuestas recientes, un 40% de los jóvenes alemanes dicen no saber "casi nada" de lo que fue el Holocausto. "Los que nacen hoy están tan lejos de la noche de los cristales rotos como yo de la época de Bismark. Tenemos que lograr que nuestra cultura del recuerdo se convierta en una cultura del conocimiento y lograr que el conocimiento histórico sea útil para el presente", concluyó Maas.

En este contexto europeo y tras el empoderamiento público que han tenido los grupos supremacistas blancos en Estados Unidos tras la asunción de Donald Trump, el gobierno israelí relevó que el año pasado registró el mayor número de ataques antisemitas desde 1990.

"Son los niveles máximos históricos de antisemitismo en las calles, en internet y en la arena política en todo el mundo y, a diferencia de otros años, liderados por supremacistas blancos y neonazis", destacó en la presentación del informe el ministro de Asuntos de la Diáspora, Naftali Benet. "Es nuestra responsabilidad ayudar a los millones de nuestros hermanos y hermanas en la diáspora que enfrentan más y más delitos antisemitas", destacó Benet y alertó que los crímenes de odio contra los judíos creció un 70% el año pasado.