03/01/2019 Entre Ros

El Servicio Penitenciario neg haber recibido la denuncia de acoso de una suboficial

Una mujer suboficial de 47 años denunció haber sufrido abuso de parte del director de la Colonia Penal Nº 9 de Gualeguaychú.

El viernes pasado, antes del inicio de la feria judicial en Entre Ríos, la mujer denunció que el director de ese penal, Javier Bossi, la acosó en reiteradas oportunidades, e incluso llegó a tocarle partes íntimas y pedirle verla desnuda.

El director general del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, Marcelo Sánchez, afirmó hoy que "hasta el momento" la justicia entrerriana no envió "ninguna comunicación oficial" sobre la denuncia. Asimismo, en diálogo con El Día, pidió "cautela y esperar que se cumplan los pasos judiciales" que correspondan. Por otro lado, dijo que aún no se tomó ninguna medida contra el acusado, y agregó que se había comunicado con él y que éste le aseguró estar "muy afectado por la implicancia social, personal y laboral" que tiene la denuncia.

En diálogo con Télam, el agente fiscal 1 de Gualeguaychú, Guillermo Biré, indicó que la causa está a cargo de la fiscal Martina Cedrés, que luego de la feria judicial comenzará a recolectar pruebas y testimonios. "Durante la feria se trabaja en temas urgentes, y la denunciante fue trasladada a otra unidad penal, la 2, por lo que no hay nada urgente para trabajar hasta tomar una entrevista después del 1 de febrero", detalló. Biré destacó que "es muy importante" la declaración de la mujer y además se tomarán "testimonios de compañeros de trabajo y se recolectarán pruebas".

En tanto, resaltó que como la denunciante fue trasladada a la Unidad Penal 2, "no es necesario una medida de seguridad más".
La trabajadora penitenciaria fue funcionaria en la colonia penal 9 de Gualeguaychú durante 8 años, donde habrían ocurrido los hechos. Según la denuncia, la mujer fue trasladada a la Oficina de Tratamiento de la colonia, donde "un día Bossi se presentó" y cuando estaban solos "se abalanzó y me agarró un seno manifestando de forma muy vulgar: 'qué lindas tetas que tenés'".

A mediados de octubre del año pasado, la mujer volvió a reincorporarse al trabajo tras varias licencias médicas y fue llamada a la dirección por "una charla pendiente". "Él vio que no había nadie y me hizo pasar pidiéndome que teníamos la charla pendiente, se me acercó y con la mano derecha me agarró de la cintura y me repitió que quería ver los famosos tatuajes que yo tenía", concluyó la suboficial.