02/01/2019 lecturas

Juan Zorraqun: "Medicina y literatura son dos formas de arte que a veces se ensamblan"

Esta novela de Zorraquín cuenta la historia de dos personajes que construyeron su vínculo a través de una relación de poder.

 
"El guiño", tercera novela de Juan Zorraquín, narra el vínculo entre dos hombres que se conocieron como médico y paciente pero que construyeron durante años un universo en el que aparecen la complicidad, el dolor, las pérdidas y la amistad como un modo de trascender lo cotidiano.

Zorraquín (Buenos Aires, 1949) publicó el libro de cuentos "Tormentas", y las novelas "El fin de la corriente" y "Medicina", es médico, y durante cuarenta años trabajó en el Hospital Posadas y es uno de los responsables de la editorial Mardulce.
En esta entrevista con Télam, habla sobre su última novela, editada por Mardulce, a partir de una experiencia con un paciente en los primeros años de ejercicio de la profesión y reflexiona sobre el cruce entre literatura y medicina, a las que define como "dos formas de arte que muchas veces se ensamblan".

-Télam: ¿Hay un gran componente autobiográfico en esta historia?
-Juan Zorraquín: Soy médico al igual que el protagonista, eso es autobiográfico porque además también lo soy por tradición familiar. Mi primera novela era más densa en concepto, después fui cambiando y en ésta, para no perderme en el laberinto de la conciencia, me ceñí a cosas objetivas.

-T: La aparición de Román es clave para la vida del protagonista pero más allá de ese vínculo inicial asistimos a la historia de una amistad.
-J.Z: Sí, fue una relación completamente humana. En la etapa en la que conozco a este paciente estaba muy atrapado en la medicina y no le encontraba mucho más que el destino de sacrificio. Me di cuenta de que a este personaje le había alterado su destino de morgue pero él también había alterado el mío. Todo el hospital, en la figura de mi jefe, decía "esto se acabó" y yo decidí dedicarme porque creí que podía salvarlo. Fue una batalla casi en soledad. Hubo algo en su frase "¿no me vas a dejar morir así, no?" que tuvo una calidad literaria muy potente.

-T: ¿Cómo se cruzaron en su vida medicina y escritura?
-J.Z: Primero llegó la lectura, que siempre fue un refugio. Leí mucho durante mi infancia, después en las guardias y en un momento sentí la necesidad de empezar a escribir, que me encanta porque me despeja de cualquier neurosis.


etiquetas