12/12/2018 Venezuela

Maduro dijo que no le importa si algunos pases cierran sus embajadas

El jefe del Estado subrayó que “quien se quiera ir con su embajador, ahí está el aeropuerto de Maiquetía, váyase de aquí; ahora, el que se quede, se queda respetando a Venezuela”.


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó este miércoles que asumirá un nuevo mandato el 10 de enero próximo y dijo que “hagan lo que quieran” los gobiernos que postulan suspender sus relaciones diplomáticas con Caracas por desconocer las elecciones en que el mandatario fue reelecto.

“Los gobiernos que hagan lo que quieran; si se quieren ir de Venezuela con sus embajadores, que se vayan todos, que se vayan; a Venezuela no la va a chantajear nadie”, afirmó Maduro en conferencia de prensa, según la agencia de noticias EFE.

“A mí no me va a venir ningún embajadorcillo a ponerme la cara; o respeta o se va, allá ellos; Venezuela tiene suficientes amigos en el mundo que nos respetan y nos quieren; las más importantes potencias de este mundo nos respetan y nos apoyan y nos quieren”, agregó Maduro.

El gobierno de Perú anunció el viernes que propondrá a los países miembros del Grupo de Lima que suspendan sus relaciones diplomáticas con Venezuela si Maduro asume en enero.

“Como nosotros hemos desconocido las elecciones de mayo pasado, la consecuencia natural es que propongamos como una de las acciones una ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela”, dijo entonces el canciller peruano, Néstor Popolizio.

Maduro fue reelecto el 20 de mayo en comicios que fueron desconocidos por gran parte de la comunidad internacional porque no participó la mayoría de la oposición y votó menos de la mitad del padrón.

La eventual suspensión de las relaciones diplomáticas fue rechazada por la mayoría opositora en la Asamblea Nacional (AN, parlamento), así como por organizaciones académicas y empresariales.

“La presencia permanente de representaciones diplomáticas de naciones democráticas es fundamental para la protección de los venezolanos, de los derechos humanos y de los activistas de derechos humanos en nuestro país”, subrayó la AN en una nota enviada la semana pasada a las embajadas en Caracas de los 14 países del Grupo de Lima.

La Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) sostuvo en un paper que circula entre académicos de la región que la decisión implicaría, para los países que la adoptaran, “dejar desprotegidos a sus connacionales presentes en Venezuela” y significaría “la pérdida de posibilidades de protección de dirigentes opositores al gobierno, de activistas políticos y sociales, y de defensores de derechos humanos”.

“Creo que están confundiendo objetivos; cerrar una embajada nunca es una buena decisión; tengo la esperanza de que podamos buscar soluciones y ser parte de ellas; el Vaticano, Estados Unidos y la Argentina podrían consolidar un grupo que ayude”, dijo el presidente de la Cámara de Comercio Venezolano-Argentina (Cavenarg), Benjamín Tripier.

Los coordinadores de los países miembros del Grupo de Lima se reunirán la semana próxima en Bogotá en procura de alcanzar consenso sobre la posición que los cancilleres adoptarán el 4 de enero.

Hasta ahora, los gobiernos que están más cerca de apoyar la posición de Perú son Colombia y Ecuador (este último no integra el Grupo de Lima); otros aún están en duda, mientras Brasil, Chile y México son partidarios de mantener relaciones diplomáticas con Caracas, según constató Télam entre funcionarios de varías de las cancillerías de la región.

Fuera del Grupo de Lima, la ruptura de relaciones es rechazada por Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y el Vaticano, de acuerdo con esas fuentes.