09/12/2018 cine

Se estrena "Roma", la ltima y premiada pelcula del mexicano Alfonso Cuarn

El cine mexicano viene festejando su último gran aporte a la historia del cine hace rato, y en este caso lo hace con "Roma", la última obra de Alfonso Cuarón que viene generando noticias por su indiscutible calidad, por su ejercicio de la memoria entrelazada con un lenguaje esencialmente cinematográfico y sus transgresiones a las reglas, incluso las comerciales


"Roma", título que hace referencia a Colonia Roma, un barrio suburbano del México D.F., compitió en Venecia, a pesar de haber sido respaldada por la plataforma Netflix (con todo lo que significa respecto de su llegada al público), y sacudió al público y a los jurados de la Mostra, al punto que la consagraron con el León de Oro, el primero para el cine azteca.

Seleccionada por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de México para competir por el premio Oscar a mejor película extranjera, la semana última también fue nominada para los Golden Globe.

El relato -según guión del mismo director, recordado por obras tan disímiles como "Y tu mamá también" o "Gravedad"- viaja al México de la década del 70, tiempos de la llegada al poder de Luis Echeverría Álvarez, con eje en una familia de clase media inspirada en la del mismo realizador.

Más allá de la rutina familiar, de padres e hijos, el foco está puesto en una humilde empleada doméstica a la que Cuarón seguirá para contar una pequeña-gran historia, la de ella misma con inocencia y dolor, en medio de una casa donde se esconden y muestran otros conflictos y angustias, todos inmersos en un México con sus propios símbolos de pasado y presente.

"'Roma' está basada en un personaje real, Libo, es básicamente el mismo personaje. Fue mi nana de niño y se convirtió en parte de la familia, nosotros nos convertimos en parte de su familia. Cuando creces con alguien que amas, en realidad no cuestionas su identidad. Y este proceso me forzó a ver a Cleo o Libo como una mujer, con toda una complejidad alrededor, que pertenece a las clases bajas, con orígenes indígenas", dijo Cuarón a Efe.

Cuarón elude los discursos solemnes, evita el uso de textos innecesarios, y como en la historia del mejor cine, recurre a imágenes valiéndose de un hiperrealismo singular, de la recreación de aquellos tiempos hasta el último detalle sin caer en lugares comunes, volviendo a las fuentes con un luminoso blanco y negro.

La curiosidad de la propuesta de Cuarón es que a pesar de haber sido respaldada por Netflix en los tiempos que corren, donde sus producciones son para ser vistas en pantallas hogareñas, se trata de una obra que para ser disfrutada en una sala de cine; la paradoja: un director financiado por Netflix desafía el mismo sentido millenial de la plataforma.

Para Cuarón, "Roma" es una suerte de "Amarcord", aquella obra maestra e insuperable de Federico Fellini, porque recuerda, a diferencia de aquella con más nostalgia que ironía, aquello que la memoria rescata (incluso con traiciones típicas de la memoria y sus registros caseros) del pasado del que uno fue testigo y parte, ese que deja cicatrices para siempre.

"Roma" se vio en Venecia y en San Sebastián y luego comenzó la polémica cuando el mismo director comenzó a pujar para que se proyecte en salas antes de su estreno por Netflix, el 14 de diciembre, lo que derivó en idas y venidas, tires y aflojes que terminaron permitiendo que eso ocurriera, según los afiches "en salas selectas", y por un tiempo limitado.

Aquí en la Argentina se vio como cierre del 33MDQFilmFest en dos funciones repletas, experiencia que se repetirá en el Malba (Figueroa Alcorta 3415, Ciudad de Buenos Aires), los días 14, 15 y 16, 20, 21 y 22, a las 22.
etiquetas