06/12/2018 Bolivia

El pas vive una jornada de protestas contra la candidatura de Morales

En ciudades como La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Trinidad y Sucre se instalaron barricadas en las calles desde la mañana y hubo poco tráfico, aunque la paralización de actividades no es total.


Bolivia vivió este jueves una jornada de protestas, con bloqueos callejeros, en contra de la habilitación de la candidatura del presidente Evo Morales para las primarias previas a las elecciones de 2019.

Los bloqueos en La Paz se registraron sobre todo en la zona sur, donde grupos de vecinos cerraron el paso con banderas y pancartas que rezan "Bolivia dijo no", en alusión al referendo de 2016 en que fue rechazada una reforma constitucional para permitir la reelección de Morales.

En algunas zonas de la capital boliviana y en Santa Cruz, grupos afines al gobierno intentaron levantar por la fuerza los bloqueos y también hubo lugares donde la Policía retiró a empujones a los manifestantes, informó la agencia de noticias EFE.

Uno de los principales puntos de bloqueo en La Paz es la plaza Abaroa, donde se encuentra la sede del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y a cuyas puertas aguardan en vigilia desde el lunes decenas de activistas contrarios a la reelección de Morales.

Las protestas estaban programadas desde hace varias semanas, con miras a que el órgano electoral se pronunciara este sábado sobre las candidaturas habilitadas para las primarias del próximo 27 de enero.

Sin embargo, ese ente decidió adelantarse al martes en la noche, cuando informó que estaban habilitadas varias candidaturas, incluida la de Morales y el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, que buscarán su cuarto mandato consecutivo.

Esto fue criticado por la oposición, los colectivos ciudadanos y la Iglesia católica boliviana.

Según Astorga, por la actuación del TSE, "se puede observar un tribunal amañado, que hace las cosas por debajo, que no dice la verdad a la ciudadanía, por eso creemos que ha sido un fallo clandestino, por debajo de la mesa, ilegal".

Los partidarios de Morales han defendido que la decisión del órgano electoral es correcta pues, según dicen, se enmarca en un fallo del Tribunal Constitucional emitido a instancias del oficialismo en 2017 y que da luz verde a la reelección indefinida.

El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, consideró que los resultados de las movilizaciones "no son ni mucho menos lo que sus organizadores estaban buscando", según la agencia de noticias estatal ABI.

En una rueda de prensa, el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, minimizó la movilización y la calificó de "política".

Por su parte, el máximo dirigente de la Central Obrera Boliviana y aliado político de Morales, Juan Carlos Huarachi, aseguró que las actividades son normales en las áreas minera, fabril y petrolera, entre otras.