06/12/2018 Espaa

El pas celebr los 40 aos de su Constitucin con aplausos para Juan Carlos I

El monarca, que abdicó en 2014 en favor de su hijo Felipe VI, volvió a pisar el salón de plenos después de siete años, acompañado por la reina Sofía, y fue recibido con una ovación por los diputados y senadores del conservador PP, del socialista PSOE, del liberal Ciudadanos y de algunos partidos minoritarios.


El Congreso de España celebró este jueves los 40 años de la Constitución, que encaminó al país hacia la institucionalización tras cuatro décadas de dictadura, con una gran sesión solemne en la que el gran protagonista fue el rey emérito, Juan Carlos I.

En la sesión, presidida por Felipe VI, estuvieron ausentes los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos.

Los legisladores de la izquierdista Podemos, lucieron un sìmbolo republicano en sus ropas y no se sumaron a la ovación, a la que calificaron de "vergonzosa" por la negativa del Congreso a investigar los negocios del rey emérito, según la agencia EFE.

Esta fue la primera vez que dos reyes estaban en el Congreso español. Juan Carlos I no acudió ni a la proclamación como rey de su hijo, en 2014, ni al acto de junio de 2017 por el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas tras el franquismo, una ausencia que entonces generó mucha controversia.



Esas elecciones se realzaron bajo la presidencia de Adolfo Suárez, designado por Juan Carlos I para llevar adelante la transición democrática.

También estuvieron presentes los ex presidentes del Gobierno Felipe González (PSOE), José María Aznar (PP), José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP), y los tres autores de la Constitución que quedan vivos.

El rey emérito también fue homenajeado en sus discursos por su hijo y por la presidenta del Congreso, Ana Pastor (PP).

"Una monarquía parlamentaria que impulsó mi padre, de forma tan decisiva y determinante, durante aquel periodo transcendental de nuestra historia", dijo el actual monarca, quien elogió también "el apoyo permanente y comprometido" de la reina Sofía.

El acto fue un cierre positivo para un año en el que el octogenario monarca estuvo en el ojo de varias tormentas, generadas por las grabaciones a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en la que ésta le acusaba de tener cuentas bancarias en Suiza y de utilizarla como testaferro, y por una reciente foto con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman.