06/12/2018 Marruecos

La ONU consigui comprometer a Rabat y al Polisario en un proceso poltico

La Organización de Naciones Unidas ha conseguido que ambas partes reanuden el diálogo sobre el Sahara Occidental, un tema pendiente de la agenda internacional que llevaba estancado seis años.


Los jefes de delegación de ambas partes han felicitado al enviado del secretario general de la ONU para el Sahara Occidental, el ex presidente alemán Horst Kohler, por haber facilitado dos días de reuniones que consideraron "constructivas", pero -como en toda negociación- han partido de sus posiciones de principio, las cuales a primera vista son irreconciliables.

"Un referéndum no está en el orden del día. Marruecos no ha establecido condiciones, sino parámetros para una solución realista, pragmática y duradera. Todo lo que no reúne estas condiciones no está sobre la mesa", dijo a la prensa el canciller y jefe de la delegación marroquí, Naser Burita, al término de dos días de reuniones.

Al ser consultado por los periodistas sobre el mismo punto, el jefe de la delegación del Frente Polisario y presidente del Parlamento saharahui, Jatri Aduh, sostuvo que el pueblo debe ser consultado "sobre cuál desea que sea su estatus final", es decir, si desean formar parte de Marruecos o devenir una república independiente.

Y agregó que "el referéndum es el camino más directo y democrático... no creo que haya alternativa", consignó la agencia de noticias EFE.

Quizás sabiendo de la fragilidad con que se reanuda este proceso, Kohler se mostró sumamente cauto y presentó como mayores logros de estas conversaciones que las cuatro partes participantes hayan asegurado que quieren solucionar este tema y que por ello acudirán a una segunda ronda de reuniones en el primer trimestre de 2019.

Además de Marruecos y el Frente Polisario, han participado por primera vez en reuniones de este tipo los cancilleres de Argelia y Mauritania.

Argelia es el mayor apoyo de los saharauis y donde viven cerca de 170.000 refugiados de esta comunidad, mientras que el segundo se esfuerza por mostrar una neutralidad total, pero que se beneficiaría económica y comercialmente de una pronta resolución a este conflicto latente.



Ahora dependerá del enviado de la ONU cuándo y dónde se convocará la próxima reunión.

Kohler estimó que resolver el estatus del Sahara Occidental es vital para toda la región, que ve el conflicto como un freno a su desarrollo económico y una dormida amenaza a su seguridad.

De aquí en adelante, la clave de cualquier progreso estará en acercar las posiciones de marroquíes y saharauis sobre el marco que ha establecido el Consejo de Seguridad de la ONU para la resolución de este contencioso.