06/12/2018 Opinin

Basta de manchar la pelota

La Cámara de Diputados debatirá hoy el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo nacional tendiente a endurecer el castigo a los delitos cometidos dentro o en los alrededores de los espectáculos futbolísticos y acelerar la investigación y el procedimiento penal en esos casos. Sobre la iniciativa opinó para Télam el ex arbitro de fútbol y actual el diputado nacional (PRO) Héctor Baldassi, vicepresidente de la comisión de Deportes.

Por Hctor Baldassi

Todos sabemos que la problemática de las barrabravas no es nueva: no nació el sábado 24 de noviembre cuando se iba disputar la final de la Libertadores entre River y Boca. 

Es un problema con el que lamentablemente convivimos hace décadas en las distintas canchas del fútbol argentino. Sin embargo, y a pocos días de que se cumplan 35 años de la vuelta de la democracia, es la primera vez que un gobierno tiene la voluntad política de erradicar a los violentos del fútbol.

Si bien en 1985 se sancionó la Ley N° 23.184 sobre Régimen Penal para la Violencia en Espectáculos Deportivos, es cierto que el fenómeno de las Barrabrava no sólo ha crecido en los últimos años sino que se ha institucionalizado mediante la connivencia con la dirigencia política. 

De todas maneras, el actual gobierno, a pocos meses de asumir, presentó en el Senado de la Nación un proyecto de Ley con el objetivo de perseguir penalmente y desfinanciar a los barras para así imposibilitar su accionar: esa es la base del actual proyecto que se está debatiendo en la Cámara de Diputados.

El proyecto de Ley se focaliza en aquellas conductas en las que intervienen los barrabravas. Por eso, tenemos un objetivo bien claro: endurecer el castigo a los delitos cometidos dentro o en los alrededores de los espectáculos futbolísticos convirtiéndolos en delitos penales y no en faltas o contravenciones. 

Por otro lado, el proyecto le brinda herramientas a la Justicia para evitar la puerta giratoria y para que -quienes cometan desmanes- no puedan recuperar la libertad de inmediato. También se incorpora la figura del arrepentido para poder avanzar hacia la pirámide de las responsabilidades. Es decir, llegar a los jefes de esta asociaciones ilícitas que atentan contra nuestro deporte más popular.

Es importante resaltar que también se propone "Tolerancia Cero" -en caso de incumplimiento- para los clubes y dirigentes que colaboren y contribuyan con este tipo de agrupaciones violentas a las que debemos ponerles un punto final.

Estoy convencido que esta Ley es un gran avance para recuperar el protagonismo de las familias en los estadios y que todos juntos podamos disfrutar en paz de este hermoso deporte que forma parte de la cultura e idiosincrasia argentina. Basta de manchar la pelota.

(*) Ex arbitro de fútbol. Diputado nacional (PRO). Vicepresidente de la comisión de Deporte de la Cámara de Diputados.