05/12/2018 Brasil

Bolsonaro anunci que enviar la reforma previsional en el primer semestre

El presidente electo de Brasil buscará con la inciativa realizar el ajuste económico y reducir el déficit.


El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció hoy que en el primer semestre de 2019 enviará al Congreso su proyecto de reforma del sistema jubilatorio, uno de sus principales objetivos para realizar el ajuste económico y reducir el déficit fiscal.

Bolsonaro dijo que "en los primeros seis meses el Congreso comenzará a votar estas propuestas" para reformar el sistema previsional, luego de asumir el cargo el 1 de enero.

El presidente electo había dicho hace dos semanas que no se puede "salvar a Brasil pero matar a los ancianos" al fustigar parte de los proyectos de reforma en danza.

Analistas financieros esperaban una declaración de Bolsonaro en ese sentido luego de que ayer el dirigente ultraderechista dijera que la reforma se iba a hacer en partes debido a la dificultad para encontrar mayoría en el Congreso.

Pero según las cuentas del equipo que asumirá el 1 de enero, hay los necesarios 308 votos en la Cámara de Diputados, de 513 bancas, para reformar la Constitución y realizar la reforma jubilatoria.

El ministro de Economía designado, Paulo Guedes, ya se pronunció a favor de incluir un modelo de capitalización como el chileno y similar al que estuvo en vigor en la Argentina con las AFJP.

"Lo que más interesa es la edad mínima para jubilarse; si no hacemos la reforma estaremos como Grecia", subrayó a periodistas luego de reunirse con su equipo de transición.

Bolsonaro sumó a ministros y secretarios de segunda línea del Movimiento de la Democracia Brasileña (MDB) del presidente Michel Temer y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que aparece dividido entre ser oposición y oficialismo.

El año pasado, Temer fracasó en lograr la mayoría de dos tercios del Congreso para aprobar la reforma previsional a raíz de dos denuncias de corrupción en su contra, que ocuparon la agenda gubernamental y bloquearon el diálogo con la mayoría del Legislativo.

Bolsonaro, quien extinguirá el Ministerio de Trabajo, volvió a decir que "es difícil ser patrón en Brasil" y prometió trabajar para reformar aun más las leyes laborales.