04/12/2018 Ecuador

Ecuador perdi a su segundo vicepresidente en 13 meses por sospechas de corrupcin

María Alejandra Vicuña renunció a su cargo un día después de que el presidente Lenín Moreno la eximiera de sus funciones para poder enfrentar las acusaciones de corrupción en su contra.


La vicepresidenta de Ecuador, María Alejandra Vicuña, renunció hoy para enfrentar acusaciones de corrupción y evitarle al país una situación de “inestabilidad”, según anunció la propia funcionaria.

Vicuña, psicóloga de 40 años, ocupaba la Vicepresidencia desde octubre de 2017, primero en forma provisoria y a partir de enero de este año ratificada por la Asamblea Nacional (parlamento).

Sucedió a Jorge Glas, quien fue destituido y encarcelado tras hallárselo culpable de haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

La renuncia debe ser aceptada por la Asamblea Nacional, advirtió el consejero presidencial Juan Sebastián Roldán, quien anticipó que el presidente Lenín Moreno resolverá cómo proceder para la elección del sucesor o sucesora de Vicuña.

Cuando Glas fue destituido, el mandatario presentó una terna al parlamento.

Moreno había resuelto ayer “liberar de sus funciones” a la funcionaria pero sin relevarla del cargo, “para que pueda ejercer sin interferencia su derecho a la legítima defensa” después de que fuera acusada de recibir años atrás en su cuenta bancaria personal aportes de correligionarios supuestamente dirigidos a su partido.

“El país no merece esta inestabilidad, por lo que presento la renuncia a mi cargo como vicepresidenta; no me voy a prestar a que se abone a rumores de muerte cruzada, de renuncia del presidente o de grave conmoción interna”, escribió Vicuña en una carta de dos carillas que publicó en la cuenta oficial de la Vicepresidencia en Twitter.



La funcionaria saliente sostuvo que fue víctima de “constantes ataques” y de habérsele negado “el más elemental derecho al debido proceso”.

“Desde que asumí la Vicepresidencia he tenido constantes ataques en base a calumnias e infamias de la peor calaña porque soy mujer, porque soy de izquierda”, afirmó.

“Setenta y siete legisladores en la Asamblea Nacional, haciendo eco de esa patraña, me han pedido que renuncie sin al menos solicitarme que comparezca a dar una explicación, violentando el más elemental derecho al debido proceso”, agregó.

El miércoles pasado, Ángel Sagbay afirmó por televisión que entre 2011 y 2013 -cuando Vicuña era diputada y él su asesor- depositó dinero en la cuenta bancaria personal de la ahora vicepresidenta renunciante, quien se lo habría exigido como condición para llegar al cargo y permanecer en él.

Al día siguiente, Vicuña admitió en declaraciones a una radio que los depósitos existieron y explicó que los fondos estaban destinados en realidad a la Alianza Bolivariana Alfarista (ABA), la organización política que ambos integraban y que no tenía cuenta bancaria.

La ABA forma parte de la Alianza País (AP), el partido gobernante desde 2007 al que pertenecen tanto Moreno como su antecesor, Rafael Correa, enfrentados desde el año pasado.

El líder de la ABA es el padre de la vicepresidenta renunciante, Leonardo Vicuña, quien dijo ayer al diario El Universo, de Guayaquil, que la denuncia contra su hija obedece a un “complot” de grupos correístas.

Vicuña padre explicó que en la época de los hechos denunciados, “libre y voluntariamente, 10 o 12 compañeros que han trabajado en ocho años con María Alejandra como asambleísta han entregado sus aportes” para la ABA a través de la cuenta de la entonces legisladora.

Una vez que la denuncia tomó estado público, la Fiscalía General del Estado abrió una investigación y la Asamblea Nacional pidió la renuncia de Vicuña.

Correa opinó a través de su cuenta en Twitter: “¡Con qué rapidez renunció la “vicepresidenta”! Ya estoy viejo para creer en esas cosas. Es claro que pactó renunciar al cargo para que la dejen libre, porque se sabe culpable. ¡Qué diferencia con Jorge Glas, que jamas renunció pero lamentablemente creyó en la justicia cuántica!”.