04/12/2018 Causa Cuadernos

Bonado debe definir si Mximo Kirchner es parte de una asociacin ilcita

La Cámara Federal porteña le ordenó al juez federal que resuelva si el diputado, hijo de la ex presidenta Cristina Kirchner y sospechada de ser la jefa del grupo, forma parte de la asociación ilícita que se investiga en la causa de los cuadernos


Además, la Cámara rechazó liberar al ex subsecretario de Control y Coordinación del ex Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta.

En lo referido al hijo de la ex Presidenta, el Tribunal de Apelaciones resolvió que Bonadio es quien tiene que definir si lo procesa, le dicta la falta de mérito o lo sobresee por el delito de asociación ilícita, al igual que a otros referentes de la agrupación La Cámpora, indagados junto con él en la causa, informaron fuentes judiciales.

Luego de indagar al diputado y a los demás implicados, Bonadio envió la parte de la investigación referida al financiamiento de la política y a quienes recibían este dinero a otro juzgado por entender que no formaba parte del hecho principal.

Al hacerlo evitó resolver situaciones procesales del diputado y de otros en esa misma situación, como José Ottavis, Andrés Larroque, el ex ministro de Justicia Julián Alvarez y los ex intendentes de Vicente López, Jorge Garcia, y de San Martín, Ricardo Ivoskus.

Máximo Kirchner tiene un pedido de sobreseimiento por el delito de asociación ilícita hecho cuando se presentó a su declaración indagatoria, y los camaristas Leopoldo Bruglia y Carlos Bertuzzi decidieron que es Bonadio quien debe definir el tema y no el nuevo juez a cargo de esta parte del caso, Sergio Torres.

Por otro lado, los mismos camaristas resolvieron que otro acusado, Roberto Baratta, siga preso en la causa por los cuadernos de la corrupción del kirchnerismo porque su libertad "podría poner en serio riesgo la investigación y recolección de prueba".

Los jueces rechazaron un nuevo intento por parte del ex colaborador del también preso ex ministro Julio De Vido de obtener la libertad en la causa donde ambos están procesados con prisión preventiva como supuestos organizadores de asociación ilícita y cohecho, según la resolución a la que accedió Télam.

En el fallo se desestimaron todos los argumentos que el propio Baratta expuso en una audiencia personal, y se remarcó que es inminente una resolución sobre los procesamientos dictados en el caso por Bonadio, a quien podrían ordenarle medidas de prueba que la liberación de Baratta entorpecería.

Los camaristas sostuvieron que la causa por los cuadernos investiga "actos de corrupción" y que la libertad de Baratta "podría poner en riesgo la investigación y recolección de prueba".

También aludieron a la causa de la ruta del dinero K, por el pago de sobornos por parte de empresarios beneficiarios con obra pública durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, esta última también procesada como presunta organizadora de la asociación ilícita.

"Aún permanece pendiente de conocer el destino de las sumas comprometidas en las maniobras involucradas en el objeto procesal de estas actuaciones, resultando necesario adoptar todas las medidas indispensables para evitar cualquier situación que pueda implicar un peligro en cuanto a su individualización e incautación. La libertad del imputado, también en este supuesto, podría provocar la frustración del proceso", argumentó la Cámara.

Bruglia y Bertuzzi explicaron que "dada la magnitud y complejidad de las actuaciones, caracterizada principalmente por la dimensión de los hechos objeto de pesquisa y un sinnúmero de datos e información de posible relevancia, no puede descartarse que, una vez analizado el auto de procesamiento impugnado, se desprenda la imperiosa necesidad de adoptar medidas de prueba urgentes".

Y, en ese sentido, agregaron que esas medidas de prueba buscan "abarcar circunstancias aún no concluidas por la investigación, resultando prudente mantener hasta ese entonces la medida cautelar apelada", es decir, la prisión preventiva de Baratta.

Por otro lado, remarcaron que varios acusados se acogieron a la ley del arrepentido, "no pudiéndose descartar la posibilidad de que otros se sumen a este supuesto, pudiendo desprenderse de sus respectivos aportes la necesidad de llevar a cabo diligencias vitales para la investigación".

Baratta está procesado por asociación ilícita, admisión de dádivas en 90 hechos y cohecho pasivo en cuatro hechos, todos delitos que contemplan una pena superior a ocho años de prisión.