03/12/2018 Brasil

Tras levantar la copa de Palmeiras, Bolsonaro dijo que visitar a Trump en marzo

El presidente electo ha expresado admiración por Trump y el jueves pasado recibió haciendo la venia militar al consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, quien le llevó una invitación de Trump para visitar Washington.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció hoy que pretende viajar a Estados Unidos en marzo para encontrarse con el mandatario estadounidense, Donald Trump, cuyo liderazgo es visto como un ejemplo a seguir por parte del futuro gabinete brasileño.

"Voy a ir en marzo después de la operación", dijo Bolsonaro al diario O Estado de Sao Paulo, al referirse a la intervención quirúrgica a la que debe someterse luego de asumir el 1 de enero para la retirada de la bolsa de colostomía y otras curaciones, a raíz del atentado con un cuchillo que sufrió en septiembre durante la campaña electoral.

Bolsonaro expresó que quiere seguir a Trump en reconocer a Jerusalén y no a Tel Aviv como capital de Israel y dentro de su gabinete existen resistencias a aceptar los términos del Acuerdo de París sobre cambio climático, del cual Brasil es signatario.

El ultraderechista ex capitán del Ejército tuvo un domingo de alta exposición pública luego de que participara de la entrega de premios del campeón brasileño de fútbol, Palmeiras, su equipo, en el estadio Allianz Parque.

En medio de abucheos y gritos de apoyo, Bolsonaro se exhibió vistiendo una camiseta de Palmeiras con el número 10 y levantó el trofeo del campeonato al lado de dos de sus principales simpatizantes públicos, el volante Felipe Mello y el entrenador Luiz Felipe Scolari, campeón mundial en 2002 y entrenador del Brasil de 2014, eliminado por Alemania con un lapidario 7 a 1.

Bolsonaro pretende esta semana permanecer en Brasilia con agendas para inaugurar un diálogo con partidos de centroderecha que pueden ayudarlo a formar mayoría en el Congreso.

Son el gubernamental Movimiento de la Democracia Brasileña (MDB) del presidente Michel Temer -que tiene vertientes de izquierda nacionalista y neoliberales- y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) del ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

Cardoso avisó a sus correligionarios que puede salir del partido en caso de que los 'tucanos' -socios de Temer- se conviertan en oficialistas en el gobierno de Bolsonaro.

Uno de los objetivos del futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, es la reforma de la jubilación y la creación de un sistema mixto parecido como el que existió en Argentina y rige en Chile, con fondos de capitalización o AFJPs.

Pero la semana pasada Bolsonaro se opuso a una reforma extrema al afirmar que "salvar a Brasil no puede hacerse matando a los ancianos", lo cual dejó expuesta, según analistas, las divisiones en el gabinete sobre la enmienda constitucional para reformar el sistema previsional.