01/12/2018 arte

Julio Le Parc: "Hay que estar atento a uno mismo y evitar la bsqueda del xito"

El artista plástico mendocino, uno de los mayores exponentes del arte cinético, presenta una nueva obra en la Ciudad de Buenos Aires, donde los juegos de luces proponen a cada espectador apropiarse de una manera muy personal de la obra.

 


Una nueva obra de arte cinético en la que Julio Le Parc (Mendoza,1928) experimenta con las alteraciones de la luz en movimiento y conmueve por los juegos que propone al espectador fue recientemente inaugurada por el artista argentino, uno de los más importantes del siglo XX, en un emblemático edificio de la Ciudad de Buenos Aires.

Se trata de “Sphère Acier Miroir”, una esfera de acero espejada compuesta por 2.692 piezas de metal, distribuidas en 4,5 metros de diámetro, que representa el continuo movimiento, el dinamismo y la creatividad, característico de la obra del artista mendocino, de 90 años, cultor del arte cinético.

La gran esfera pende del techo del edificio de Perón 430 y quien la observa puede ver desde abajo su imagen reflejada en esas miles de piezas de metal, que invitan a una experiencia lúdica.

Esta obra es la cuarta del artista en la Argentina en ámbitos públicos, y se suma a la "Esfera Roja" ubicada en el Espacio Cultural Le Parc de Mendoza, a la "Esfera Azul" en el CCK y a "Hacia la luz· situada en la avenida Pueyrredón y Figueroa Alcorta.

“Busco que mi obra pueda establecer una relación directa con cualquier persona que se acerca y no solo con los críticos de arte. Lo importante es la complicidad que puede haber entre la obra y el espectador”, sostuvo el artista en diálogo con Télam durante su visita a Buenos Aires.

“Parto, ante todo, de una actitud de experimentación, de búsqueda, de una sucesión de situaciones, como un tema que se prolonga y que asume en cada etapa una forma diferente. El nombre de la obra o las interpretaciones vienen después”, explicó el artista.

Le Parc, que en 1966 recibió el Gran Premio de Venecia y participó en más de mil muestras individuales y colectivas en museos de todo el mundo aconsejó a quien decide iniciarse en el arte “evitar las imposiciones o modas artísticas y las exigencias del mercado”.

“Lo fundamental es sacar de adentro de uno mismo lo original, lo que existe como invención, estar atento a uno mismo más que al entorno, y evitar la búsqueda del éxito”, afirmó Le Parc, que vive desde hace seis décadas en París.

El artista viajó en 1958 a Francia becado por el Servicio Cultural Francés y se interesó por las propuestas del arte óptico y por la teoría de la Gestalt hasta que en 1960 integró el Grupo de Investigación de Arte Visual (GRAV) junto con Hugo Demarco, Francisco García Miranda, Francoise Molnar, Sergio Moyano Servanes, Yoel Stein, entre otros.

En este período continuó con sus investigaciones realizando pequeñas cajas de luz con movimiento manual que producen cambios de imágenes y de color y además creó sus primeros móviles, que iluminados con luz indirecta y rasante, proyectan su sombra sobre pantallas curvas y planas.

Para el artista, las experiencias de vida en Buenos Aires y Mendoza son relevantes a la hora de mirar hacia atrás. “Hay imágenes de la infancia en Mendoza que quedan fijas para siempre. Esos recuerdos y mi vivencia posterior en Buenos Aires no son antagonistas, los dos recuerdos son importantes”.

Actualmente Le Parc trabaja con sus hijos en un dinámico y moderno taller de arte y experimentación privilegiando el trabajo en equipo, donde se siente "muy bien" de la misma manera que cuando visita Argentina que lo hace acompañado de su hijo Yamil, quien es su director artístico.

El martes próximo, 4 de diciembre, Le Parc se convertirá en el primer artista latinoamericano en realizar una exposición en vida en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, con su obra "Gouaches 1958/1959”, que se exhibirá hasta el 4 de febrero de 2019.
La muestra reúne 54 obras geométricas de pequeños formatos consideradas como sus primeras investigaciones sobre el color y el desplazamiento de la luz, durante los dos primeros años de su llegada a París, y estará exhibida en el espacio MET Breuer.

El Museo recibirá como donación un grupo de estos Gouaches y dos obras históricas de Julio Le Parc: "Contorsion sur trame" y "Continuel lumiere cylindre".