28/11/2018 San Isidro SEGN EL INFORMANTE, EL EX SAXOFONISTA DE LOS CADILLACS "TENA UNA OBSESIN" CONel

Segn el informante el ex saxofonista de los Cadillacs "tena una obsesin" con el fiscal

Se trata de Ignacio Pardo, conocido como "Naco Goldfinger", quien está preso desde el 2015, el recluso planeaba contratar a un delincuente para que le diera muerte al funcionario.

El preso que reveló el plan que desde prisión tenía el músico Ignacio Alfredo Pardo para asesinar a un fiscal de San Isidro declaró que el detenido "tenía una obsesión" con Patricio Ferrari, que quería "matarlo" o "dejarlo cuadripléjico" y que podían hacer desaparecer su cadáver "en el fondo del río", informaron fuentes judiciales.

Así surge la declaración testimonial que este informante -cuya identidad se mantiene en secreto para resguardar su seguridad-, brindó ante la fiscal de San Isidro a cargo dela causa, Carolina Asprella.

El ex saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs "tenía una obsesión. Comentó que Ferrari estuvo presente durante el allanamiento en su domicilio de La Horqueta cuando cayó detenido. Pardo decía que quería vengarse porque está preso por culpa de él", dijo el informante en la declaración a la que tuvo acceso Télam. 

El detenido afirmó que la celda 4 del pabellón de la Unidad 48 de José León Suárez donde Pardo (53) está detenido era utilizada como "centro de encuentro de los chorros" y que el ex músico era "el jefe" y en ese lugar organizaba algunos delitos con cómplices externos.

El preso relató que en mayo pasado llegó a escuchar en una de esas charlas que el ex Fabulosos Cadillacs "Naco Goldfinger" le pidió a Abel Osvaldo Díaz Rodríguez -detenido hoy como presunto partícipe del plan y por entonces compañero de celda próximo a ser liberado-, que cuando salga hiciera "tareas de inteligencia en torno al fiscal Patricio Ferrari".

"Escuché que estaba contratando a dos sicarios peruanos al solo efecto de matar al fiscal Ferrari" y que "los escenarios posibles eran dos", denunció el informante.

Sobre la primera opción para asesinar a Ferrari, el testigo contó que era "la zona norte del Gran Buenos Aires" donde Pardo reveló que podía contar con el apoyo logístico de dos amigos o empleados que tienen "un astillero en la calle Alvear 501 de San Fernando" que "usan como pantalla o lugar de encuentro de ellos".

En esa charla, el testigo también escuchó a Pardo decir que "en esa zona era fácil hacer desaparecer el cuerpo, que podían mandarlo al fondo del río" y que "en el bajo hay zonas sin cámaras de seguridad". 

La otra posibilidad que, según el denunciante, barajaba Pardo era gracias a información que le había aportado su hermana que lo visitaba en el penal.

"Ella le había pasado información que Ferrari solía ir a Cariló y tenía un perro. Lo que decía Pardo era que si Ferrari salía solo a pasear el perro era un buen momento para atacarlo y aunque sea dejarlo cuadripléjico", dice la declaración a la que accedió Télam.

También señaló que un hermano de Pardo que vive en Brasil era quien iba a conseguir a los sicarios de Perú pero que, de todas formas, Díaz Rodríguez "iba a dar apoyo logístico a los peruanos para matar o lastimar al fiscal Ferrari".