27/11/2018 G20

Con distintos estilos y objetivos, los lderes del mundo confluyen en la Argentina

Trump, Xi Jinping, Merkel, Putin, Macron y May son algunos de los dirigentes que estarán en Buenos Aires para defender sus posturas ligadas a sus intereses políticos domésticos o a sus prioridades en política exterior.

Por Francisco Alccer

Los líderes políticos más poderosos del planeta llegan a la cumbre del G20 en Buenos Aires con distintos objetivos, más o menos ligados a sus intereses políticos domésticos o a sus prioridades en política exterior.

El presidente estadounidense, Donald Trump, promete robarse las miradas con su controvertido y heterodoxo estilo de gobernar la mayor potencia de la Tierra. 

Trump ha iniciado o amenazado con iniciar guerras comerciales con varios otros de los integrantes del G20, un foro que defiende el libre comercio como motor del crecimiento económico global.

El tema no sólo no faltará en la agenda de la cumbre, sino que será el meollo de la reunión que el presidente mantendrá con su par chino Xi Jinping, la más esperada de todas las bilaterales previstas al margen del G20.

Trump impuso fuertes aranceles a productos chinos y China respondió con sus propios aranceles a importaciones estadounidenses. Los mercados esperan una solución o al menos una tregua en una disputa que amenaza la economía mundial. 

Tampoco estará fuera del menú la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático, otro tema de competencia del G20, o del acuerdo nuclear con Irán. 

Contra el proteccionismo de Trump se levanta un bloque de aliados tradicionales de Estados Unidos conformado por líderes de algunos de los países más industrializados y la Unión Europea (UE), entre los que descuella la canciller alemana, Angela Merkel.

También destacan en este bloque el presidente francés, Emmanuel Macron; la primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quienes buscarán dejar en claro su defensa del libre comercio y el multilateralismo.

Pero ni Macron ni May llegan en su mejor momento, y Merkel, que ya renunció a un quinto mandato desde 2021, está más ocupada en asegurar su legado en una Alemania donde los partidos tradicionales pierden terreno ante fuerzas políticas marginales.

La popularidad del mandatario francés es de apenas el 25%, la menor desde que llegó al poder, en 2017. A sus magros logros se suma ahora una violenta ola de protestas contra la suba de los combustibles.

La continuidad de May en el cargo pende de un hilo, porque no parece tener los votos para aprobar su acuerdo de Brexit con la Unión Europea (UE) en el Parlamento británico. Entre sus metas estará lograr el respaldo público de sus pares a sus planes de salida del bloque.

Otro conjunto de líderes del G20 ha preferido una postura menos combativa frente a Trump, consistente en reivindicar sus convicciones librecambistas pero sin confrontar demasiado en materia comercial.

Ellos son los presidentes de Corea del Sur, Moon Jae-in, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y los primeros ministros de Japón, Shinzo Abe; India, Narendra Modi, y Australia, Scott Morrison.

El presidente ruso, Vladimir Putin, aprovechará la cumbre para reunirse con Trump y discutir los múltiples frentes abiertos entre sus países, empezando por la reciente retirada estadounidense de un acuerdo nuclear firmado con Rusia en 1987.

La participación del mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, tendrá sabor a despedida, ya que a última hora del viernes en que comienza la cumbre volverá a México para entregar el cargo su sucesor, Andrés Manuel López Obrador. Antes, firmará con Trump y Trudeau el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que reemplazará al Nafta.

Otro que se despedirá será el brasileño Michel Temer, que dejará su cargo el 1 de enero al ultraderechista Jair Bolsonaro, quien se encuentra en pleno proceso de armado de su gobierno.

Otro de los líderes que promete concitar gran atención es el príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman, que de joven monarca reformista ha pasado a convertirse en principal sospechoso, ante los ojos del mundo, del brutal asesinato del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi, que causó un escándalo internacional.

La cumbre será la primera del G20 para el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, quien llegó al poder este año tras la renuncia de Jacob Zuma.

Italia estará representada por el primer ministro, Giuseppe Conti; Indonesia por el vicepresidente Jusuf Kalla y la UE por los presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Donald Tusk.