26/11/2018 Uruguay / Per

Tabar Vzquez dijo que tomar "el tiempo necesario" para resolver el asilo de Alan Garca

García se refugió en la residencia del embajador uruguayo en Lima el 17 de este mes, horas después de que un juez le prohibiera salir de Perú por 18 meses, adujo que es víctima de “persecución política” y solicitó asilo.


El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, afirmó este lunes que tomará “el tiempo necesario” para resolver si otorga el asilo político solicitado por el ex presidente de Perú Alan García, quien se refugió en la embajada uruguaya en Lima mientras la justicia peruana lo investiga por lavado de activo y otros delitos.

"Nos tomaremos el tiempo que sea necesario, porque no está estipulado un tiempo para el país que recibe a un refugiado político", dijo Vázquez a periodistas luego de inaugurar una ruta en el norte de Uruguay, reportó la agencia de noticias EFE.

Declaraciones de Tabar Vzquez


El mandatario subrayó que el Tratado de Caracas de 1954 establece que la decisión de conceder asilo diplomático es prerrogativa de “el presidente del país donde busca asilo la persona, en acuerdo con el canciller y teniendo en cuenta los elementos jurídicos”.

García se refugió en la residencia del embajador uruguayo en Lima el 17 de este mes, horas después de que un juez le prohibiera salir de Perú por 18 meses, adujo que es víctima de “persecución política” y solicitó asilo en Uruguay.

La justicia y la fiscalía indagan si el ex mandatario cometió lavado de activos y colusión en relación con el caso de los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht.

Alan García
Alan Garca

Ex ejecutivos de Odebrecht convertidos en colaboradores de la justicia en Brasil y Perú afirmaron que pagaron sobornos a García a cambio de que éste le concediera obras públicas durante su segundo mandato.

Precisaron que parte de ese dinero fue pagado a través de la Caja 2 o Caja B, una cuenta que Odebrecht utilizaba para justificar contablemente los gastos en sobornos, con el pretexto de una conferencia dictada en Brasil meses después de que concluyera su período de gobierno.

El gobierno peruano envió al uruguayo el martes pasado una nota diplomática en la que asegura que en Perú “no existe persecución política de ningún tipo” y que a García se lo investiga “con respeto estricto al debido proceso y a todas las garantías de la administración de justicia”.