23/11/2018 La Habana

Con una visita de Snchez, Espaa ratifica su condicin de socio estratgico de Cuba

Los presidentes Pedro Sánchez y Díaz-Canel mantuvieron en la isla el primer encuentro oficial entre mandatarios de ambos países en 32 años.

Con una visita de Snchez, Espaa ratifica su condicin de socio estratgico de Cuba

Cuba y España dieron un paso clave en sus relaciones bilaterales a partir de la visita del presidente Pedro Sánchez a la isla, el primero de ese nivel en 32 años, donde hubo un principio de acuerdo para hacer un seguimiento bilateral de la cuestión derechos humanos y avanzar en el pago de la deuda cubana con empresas españolas.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y su par Sánchez se comprometieron a mantener contactos políticos anuales para discutir sobre derechos humanos y otras cuestiones específicas.

"En el encuentro con @DiazCanelB hemos establecido un mecanismo de consultas entre nuestros países que promoverá el debate sobre asuntos políticos como los derechos humanos", escribió Sánchez en su cuenta de Twitter.

El mandatario español llegó ayer a La Habana, y comenzó la jornada en la Plaza de la Revolución, escenario de muchos de los discursos del fallecido presidente Fidel Castro, donde depositó una ofrenda floral en el memorial dedicado al líder independentista cubano José Martí y luego escuchó los himnos nacionales de los dos países. 

Luego fue al Palacio Presidencial para su encuentro con Díaz-Canel, del que también participaron los cancilleres de España, Josep Borrel, y Cuba, Bruno Rodríguez.

Se firmó un memorándum de entendimiento en el que se comprometieron a mantener contactos anuales para hablar sobre todo lo que consideren oportuno los líderes de ambos países. 

En España, una de las cuestiones que más preocupa son los derechos humanos en la isla y la oposición le ha reclamado a Sánchez que mantenga encuentros con la disidencia para recabar información sobre su situación.



El socialista español rechazó el pedido y explicó que en su primer viaje oficial a Cuba su prioridad será recuperar la normalidad política con las autoridades cubanas.

El texto del acuerdo firmado recogió explícitamente que entre los asuntos que mediante "un diálogo franco" se tratarán cada año estarán los derechos humanos, según fuentes españolas citadas por la agencia de noticias EFE. 

La vocera del Gobierno español, Isabel Celaá, por su parte, remarcó que la visita -de apenas algo más de 24 horas- debe servir para "mirar al futuro, más que mirar el pasado", y ser un "punto de arranque" en la amistad de ambos países.

"Hay que tomar este encuentro como un punto de arranque. Más que mirar al pasado, tiene que servir para mirar al futuro", deseó la funcionaria.

Díaz-Canel y Sánchez abrieron hoy un foro empresario, en el que la cuestión de la deuda estuvo en debate, al punto que, ante unos 200 hombres de negocios, el español se dirigió al cubano para instarlo públicamente al diálogo sobre el problema que afecta especialmente en pequeñas y medianas compañías, consignó la agencia Prensa Latina.

Para Sánchez, la solución de este problema "ayudará a atraer más empresas, más inversión y más divisas" para la economía cubana.

Sánchez citó datos de la relación económica y comercial entre los dos países, como que España es uno de los tres principales proveedores de la economía cubana con cerca de 900 millones de euros de exportación anuales, y destacó su rol de principal socio europeo con una cuota de mercado cercana al 40 por ciento.

La visita de Sánchez tuvo hasta un dato color: una silla del general Antonio Maceo, héroe de la lucha por la independencia de la isla, volvió a Cuba para quedarse un par de años, en calidad de cesión, en el Museo de Historia de La Habana. 

El general español Valeriano Weyler, que ocupó el cargo de Capitán General en Cuba entre 1896 y 1897, se llevó a España la silla que utilizaba Maceo en sus campamentos improvisados y el reloj de bolsillo que portaba el cubano en el momento de morir.